Calerito corta la única oreja en la tarde de su alternativa

 Reseña

GUARISMO DEL OCHO

Calerito comenzó toreando bien de capa al toro de su alternativa, Orador, número 115 y de 565 kilos, provocando los primeros oles de la tarde. Después de los dos puyazos, el de Victoriano del Rio embistió con brio en las dos primeras series diestras, en las que el toricantano citó de lejos y ligó con temple y limpieza. Comenzó a sonar la música y en las siguientes series la faena bajó un poco en intensidad, pero todavía hubo una serie más con la izquierda que, unida a una buena estocada, provocó la petición y concesión de la primera oreja de la tarde.

El segundo de la tarde se revolvió en el capote de José Mari Manzanares. El toro llegó a la muleta exigente y con mucho que torear y Manzanares intentó someter por el lado derecho. Poco a poco fue construyendo la embestida y logró que la faena fuera a más. con dos series diestras sometedoras y vibrantes en su recta final. Dejó media estocada y tuvo que descabellar. sonando dos avisos,

El primero del lote de Roca Rey no le permitió torear con el capote. Salió reservón y llegó a la muleta bastante aplomado. Roca lo intentó con la izquierda, pero el toro estaba muy frenado. Puso todo su empeño en hacerlo embestir pero fue en vano: no había enemigo. Tuvo que entrar a matar no sin dificultad porque el toro no le dejaba pasar.

Manzanares dio lances estimables al cuarto, al que picó bien Paco María. También lucieron Daniel Duarte en la brega y Mambrú con los palos. La faena comenzó bien con dos series buenas por el lado derecho, pero no pudo seguir creciendo porque el toro fue a menos y presentó dificultad por el izquierdo. Manzanares falló con el acero reiteradamente y provocó enfado en un sector del público.

El quinto, distraído y sin emplearse, tampoco dejó a Roca Rey lucirse de capa. En cambio Calerito le hizo un ajustado quite por chicuelinas. Roca brindó al espetable y creó ambiente con dos series que tuvieron mucha verdad. Pero justo después de la segunda, el toro se rajó y buscó las tablas. El resto de la Faena consistió en el intento de romper esa querencia por parte del torero, algo que fue imposible por la condición mansa del astado. Mató de buena estocada y fue ovacionado.

Calerito estuvo dispuesto con el capote en el sexto, al que dosificó bien en el castigo Manuel Jesús Ruiz Roman. El de Aznalcóllar comenzó la faena en los medios con el cartucho de pescao como una declaración de intenciones. Después se acopló bien con el toro por el lado derecho dejando dos series
compactas. Al natural respondió menos el de Victoriano y fue cuando volvió a la derecha cuando de nuevo se entonó la faena. Todos los méritos contraídos se esfumaron por el fallo con los aceros,

INFORMACIÓN EMPRESA PAGES

Comentarios

Colaboraciones

Entradas populares