Pablo Hermoso de Mendoza pasea dos orejas en Bilbao

Reseña


GUARISMO DEL OCHO

"Opositor" de Fermín Bohórquez, junto a Pablo Hermoso de Mendoza, abría la tarde en Bilbao. Costó ligarlo, pues en cuanto dejaba la vista a las tablas este perdía la continuidad. Se lo ciñó, sacándolo a los medios, muy despacio hasta poder dejarle el rejón de castigo. Lo corrió junto a las tablas, ligándolo con cierta intermitencia y muy muy despacio. Dejó los palos al quiebro, todo en la media y corta distancia. Lo llevó en sus terrenos, sin llevarle la contraria, aunque logró citarlo de lejos, pero sin que el astado se arrancara. Siguió, ya con las banderillas cortas, envolviéndolo, para dejar hasta tres palos arriba. Dejó un rejón de muerte certero.

Lea Vicens recibió a "Burgalés", un toro buscón que se enceló a la grupa en los medios. Dejó el primer rejón de castigo con acierto y firmeza, para después mantenerlo fijo a los cuartos traseros. Cambió de caballo y procedió con las banderillas, sin dejar de dar movilidad, provocando al de Fermín Bohórquez, calando en los tendidos. Entre adornos, iba dejando los palos, aunque poco a poco el animal se fuera desligando de las exigencias de la rejoneadora. Lo llevó en las distancias cortas, corriéndolo mientras se arqueaba. A continuación, dejaría hasta dos banderillas cortas. No tuvo acierto con el rejón de muerte, teniendo que descabellar tras dos rejones de muerte y ser cogida sin consecuencias.

Guillermo Hermoso de Mendoza y " Saltador" continuaban la tarde. El rejoneador se lo echó a la grupa, llevándolo ceñido, totalmente metido. El de Fermín Bohórquez estaba fijo en el caballo. El rejón de castigo llegó con pulcritud, en lo alto. Hizo el cambio de montura para seguir con las banderillas, manteniendo al astado encelado. Lo corrió alrededor de las tablas, dominándolo y aprovechando la movilidad que este desprendía. Exprimió las condiciones del animal, luciéndose en las banderillas, jugando con las distancias. No dejó nada atrás, clavando las rosas, para después seguir con las cortas, dejando un par. Sin embargo, a la salida de ese mismo par, el caballo se escurrió y cayó al suelo, aunque levantándose con rapidez. El rejón de muerte no tuvo ningún efecto sobre el astado, teniendo que descabellar.

"Variado" y Pablo Hermoso de Mendoza marcaron el ecuador del festejo. El rejoneador lo paró en corto, reuniéndose ante la embestida algo incierta del de Fermín Bohórquez. El toro no se lo puso fácil, así que tuvo que buscarle las vueltas a un animal que perdía las manos y con una continuidad intermitente. Tampoco faltaron los arreones por dentro. Le exigió y se trató de adornar a pesar de las complicaciones que el animal derrochó. No dudó con el rejón de muerte y tuvo un efecto fulminante.

Salió "Rumbero" y Lea no tardó en echárselo a la grupa, ligándolo hasta dejar el rejón de castigo en lo alto. Lo siguió llevando, con un caballo que se dobló con el astado, un astado que colocaba bien la cara y se dejaba llevar, aunque con cierto punto de bravura, dando otro grado de intensidad a la faena. Dejó hasta cuatro banderillas largas, buscándolo a pitón contrario y en las distancias más cortas con el último palo. Continuó con las cortas, para las que lo envolvió,  manteniéndolo con quietud, mientras ella completaba los últimos compases de su actuación. El astado dobló con el rejón de muerte.

Cerraba la tarde "Zurcidor", junto con Guillermo Hermoso de Mendoza. El toro remató en tablas y corrió la plaza, después ya acudiría a su encuentro con el caballo. Sin embargo, el animal estaba descoordinado y finalmente tuvo que ser devuelto. Sería "Tango" el que saldría en último lugar, pero no tendría entendimiento alguno con Guillermo, pues no atendió a las demandas del rejoneador, rápidamente se desligaba pasando de largo. Logró dejar el rejón de castigo, pareciendo haberse adentrado en la faena. Lo fue encelando, no sin dificultad. Ya en las banderillas tuvo que aguantar el compás que este "Tango" imponía, llevándolo con mucha suavidad, sin grandes excesos. A pesar de todo, encontró la trasmisión en los tendidos, jugando con las distancias en unos terrenos de los que el astado no salía. Se entregó pero no hubo opciones.

Toros de Fermín Bohórquez para Pablo Hermoso de Mendoza, oreja y oreja; Lea Vicens, silencio y oreja; Pablo Hermoso de Mendoza, palmas y palmas.


Comentarios

Colaboraciones

Entradas populares