Rafaelillo, Escribano, Valadez y La Palmosilla abren la puerta grande en Pamplona

Reseña



GUARISMO DEL OCHO 

Cuarta corrida de la Feria del Toro de Pamplona con un buen encierro de La Palmosilla, astados con movilidad y nobleza que permitieron el lucimiento de la terna compuesta por Rafaelillo que corto tres orejas, dos a su primero y una a su segundo con el que resultó cogido y le obligo a pasar por enfermería, después de matar al astado. Manuel Escribano que corto dos orejas al primero de su lote y tuvo una fuerte petición en el segundo y Leo Valadez que también cortó dos orejas a su primero. Tarde redonda en Pamplona Puerta Grande para Ganadería y Terna.

Al primero de La Palmosilla, “Arrumbadito”, lo recibió Rafaelillo con una larga cambiada de rodillas junto a tablas, para seguir meciéndolo en su capote por verónicas. Brindó al cuerpo médico y  agarrado a tablas y después rodilla en tierra en las tablas, muy ajustado, comenzó su faena Rafaelillo. Lo sacó a los medios y por el pitón derecho, obligándole por abajo le robó un par de tandas que calaron en el tendido. Se adornó con molinetes en rodillas y siguió por el derecho. Cambió al natural, le toreó en redondo girando la muñeca, el animal seguía la muleta y tenía movilidad, volvió al pitón de mayor recorrido, el derecho. Tomó el estoque le cuadró y lo hundió hasta lo gavilanes de forma efectiva. Dos orejas.  

Manuel Escribano se fue a recibir a “Remilgado” a Porta Gayola  para después en el tercio pasarle con una larga cambiada de rodillas y sacarle a los medios bregando con él. El tercio de banderillas lo protagonizó el matador, que invitó a Valadez a compartir tercio, logrando ambos bonitos y reunidos pares. Brindó desde los medios al respetable y allí atalonado se lo pasó con pases cambiados, toreándole después al natural. Por el pitón derecho, le bajaba la mano y con temple le giraba la muñeca y ligaba los pases. El de La Palmosilla seguía el engaño bajando la cara. Al natural, le citaba y le llevaba con los vuelos, tenía menos recorrido por este pitón, le dio tiempo y volvió por el derecho adornándose y ligando pases en redondo con despaciosidad. Cerró al natural y fue a por el estoque. Le toreó por manoletinas, le cuadró y logró una estocada completa con la que dobló el astado. Dos orejas.

A Leo Valadez le costó parar en su capote a “Memorable”, al que al final lanceó por verónicas, cerrando con una media en rodillas. En los medios, realizó un quite por zapopinas una en rodillas, cerrando con una rebolera. En el tercio de banderillas, correspondió con Escribano compartiendo tercio  y dejando entre ambos lucidos pares. Brindó al público y de rodillas en los medios, sin probaturas se puso a torear por el pitón derecho. Se levantó y le buscó la media distancia, bajándole la mano y obligándole a humillar, el astado tenía movilidad y transmisión. Valadez se pudo adornarse y lucirse. Al natural, citaba y tiraba de uno en uno, cerrando con pase de pecho. Volvió al derecho y le llamó con más distancia. El animal acudía, así que le dio pases en redondo invertidos y cambiados muy ajustados. Fue a por la espada, cerró por manoletinas de rodillas mirando al tendido. Le cuadró y dejo una buena estocada. Dos orejas.

"Vinatero" tardó en acudir al capote de Rafaelillo, que le paró por verónicas cerrando con una media. Por chicuelinas, realizó su quite Escribano. En el tercio, por el pitón derecho y genuflexo comenzó Rafaelillo su faena. El astado acudía al cite a media altura, así que siguió con molinetes y le dio distancia para volver a lograr muletazos al natural. En uno de ellos le vio y  le prendió feamente, volvió a la cara del toro y siguió toreándole, con vergüenza torera. Rodilla en tierra y molinete, todo por el derecho, su pitón, mirando al tendido. Al natural, logró una tanda a media altura ya de uno en uno, cerrando con pase de pecho. Tomó el estoque y le mató sin puntilla. Oreja. 

Manuel Escribano se fue a Porta Gayola a recibir a “Pueblerino” y de rodillas, en el tercio le pasó con dos largas cambiadas, después lo bregó para cerrar con verónicas. Valadez realizó un variado quite. Manuel protagonizó el tercio de banderillas, con su eficacia y lucimiento habitual. Brindó en los medios al respetable y allí citó al astado,  pasándoselo por la espalda con pases cambiados, muy quieto. El animal acudía en la larga distancia y seguía el engaño y humillaba, Manuel le toreó en redondo. Al natural, le llevó prendido en el engaño, ligando muletazos en redondo, exigiéndole por abajo. Manuel se lució con recursos de su tauromaquia con entrega. El animal era noble, quizá el mejor del encierro de La Palmosilla. Tomó la espada y le toreó al natural para cerrar. Le cuadró y pinchó en su primer intento después hundió la espada de forma efectiva. Aviso. Gran petición de oreja, no concedida. Vuelta al ruedo.

A “Sombrerito”, el último de la tarde, le costó fijarse en el capote de Leo Valadez que le recibió con una labor de brega. El mexicano protagonizó el tercio de banderillas. Genuflexo,  probándole por ambos pitones comenzó su faena. Por el pitón derecho, en los medios comenzó a ligar muletazos. Tenía una embestida descompuesta y teclas que tocar. El mexicano tiró de variedad y cambió al natural tirando del uno a uno con giro de muñeca y colocación, perdiéndole pasos y logrando series con temple. Molinete y pases en redondo invertidos para meter al público en la faena, este tenía menos transmisión. Fue a por la espada, sin ayuda, cerró por manoletinas. Se cuadró y dejo media estocada que le obligó a usar el descabello. Aviso. Aplausos0

Comentarios

Colaboraciones

Entradas populares