Morante desoreja al segundo de su lote

 Reseña



GUARISMO DEL OCHO

Morante no esperó para frenar a "Bombardero", al que acabó metiendo en el saludo capotero, a base de verónicas bien llevadas y muy lucidas.  Empezó la faena entre tanteos, sosteniendo la altura, pasándolo muy despacio y mucha suavidad. El animal llegaba hasta donde podía, exigirle más de lo que podía dar solo afeaba la faena. No pudo darle ritmo a la faena, tuvo que mantenerlo en una faena paliativa para que le aguantara, aprovechando algo más por el pitón izquierdo. La espada quedó baja. Silencio.

Urdiales abrió y llevó al primero de su lote, alternando pases por alto y por abajo en el saludo capotero. Lo probó genuflexo, obligándolo a humillar para después sacarlo poco a poco hacia el tercio. El animal se movía, así que Urdiales depuró la embestida, templándolo muy despacio. Uno a uno lo fue metiendo en la tela, con un trazo largo y uniforme. Se expresó al natural, dejándosela puesta en el sitio y tirando del astado. Solo tenía que tirar para que este se empleara. Oreja

Ortega se midió al tercero de la tarde, bregándolo, dejándolo pasar, midiendo las embestidas, sin poder lucirse. Se pegó a las tablas y fue a buscar al astado para iniciar la faena agarrado a la madera y pasárselo. El animal acometía por alto, pasando con irregularidad, así que el riojano trató de ahormarlo y dar forma al último tercio, pues no terminaba de encontrar acople. Tampoco podía tocar la tela, se descomponía. Dejó los vuelos del natural para que lo invitaran a entrar, pero sin lucimiento. Ovación

"Dictador" marca el ecuador de la tarde, en las manos de Morante de la Puebla, al que recibió con una larga cambiada de rodillas y siguió abriéndolo y estirándolo en el recibo. Lo tanteó con firmeza por ambos pitones, pero costándole tirar de un astado que se negaba a salir del tercio. Le bajó la mano y siguió con torería sobre el pitón derecho, muy despacio sin forzarlo. a base de dosificar lo fue metiendo, toreándolo en los medios, a pesar de la discontinuidad que este presentaba. Estaba culminando la faena cuando el animal lo volteó buscándolo en el suelo. Afortunadamente, se recompuso y volvió a la cara del animal para matarlo. Dos orejas.

A "Noticiero" lo recibió en su capote Diego Urdiales medido y comedido. Lo probó y siguió toreando, dejándolo con aire, componiendo las embestidas a base de paciencia y temple, pues el animal estaba más que medido y no daba para muchas florituras. Le perdió pasos y recompuso, pero el animal se quedaba sin facilitar la continuidad y ligazón. Mató con aseo. Ovación.

El último de la tarde no dejó opciones para el lucimiento en el saludo capotero. Se mostró irregular en los primeros compases de la faena, así que lo dejó respirar antes de retomarlo. Poco a poco le fue bajando la mano, templando, depurando la embestida estructurando la embestida en tandas cortas y ajustadas a las necesidades que este le demandaba. Muy atento y dispuesto configuró una buena faena ante el último. Mató con acierto. Ovación.





Comentarios

Colaboraciones

Entradas populares