Ángel Sánchez abre la Puerta Grande de Villarejo de Salvanés

Crónica


MAR MUÑOZ

Villarejo de Salvanés albergaba la segunda semifinal de la Copa Chenel, una tarde protagonizada por Manuel Jesús Pérez Mota, Sebastián Ritter y Ángel Sánchez, que se midieron a los astados de Toros de Pablo Mayoral y Cerro Longo. Mostraron un juego variable, que permitieron que Ángel Sánchez abriera la puerta grande y Sebastián Ritter no tuviera ninguna opción de lucimiento. Pérez Mota cortó una oreja al segundo de su lote.

Pérez Mota abría la tarde parando en su capote a “Diseñador” de Pablo Mayoral en una labor de brega. Brindó al respetable y por el pitón derecho comenzó su faena sacándole a los medios y cerrando con un pase de pecho. Le citaba de lejos y el animal acudía y seguía el engaño colocando la cara. Le dio tiempo, no le sobraban las fuerzas y siguió toreando en redondo sobre el pitón derecho, enroscándose con él, al natural de uno en uno y a media altura le sacaba los pases. Atalonado y con verticalidad le toreó por el derecho, con torería, perdiéndole pasos. Tomó el estoque le colocó en suerte y hundió el estoque. Tuvo que usar el descabello mientras escuchaba un aviso.

Ritter paró a “Jalisco” de la ganadería de Pablo Mayoral con unos lances de recibo. El animal parecía mermado y el publicó pidió el cambio, pero no fue concedido. Ritter hizo un brindis particular en el tercio. Le pasó por ambos pitones atalonado en la arena. Al natural, se puso a torear a media altura, girándole la muñeca para dar continuidad a los pases. El animal se quedaba corto, pero en los medios siguió al natural, sin que quisiera pasar, todo lo ponía el colombiano. Montó la muleta y le intentó torear por el pitón derecho, más de lo mismo no quería. Ritter le intentaba sacar los pases de uno en uno, pero ya buscaba las tablas descaradamente, no quería pasar. No había toro para lucimiento. Tomó la espada y al segundo intento hundió el estoque. Tuvo que descabellar. Aplausos

Ángel Sánchez recibió a “Marinero”, de Cerro Longo, con un lucido ramillete de verónicas. Brindo al público y genuflexo, con la rodilla en tierra le pasó por ambos pitones en el tercio para obligarle a humillar. Le llevó al los medios y por el pitón derecho logró una tanda que caló en el tendido. Le dio tiempo y le citó de lejos para meterle de nuevo en la muleta, con pases ligados y lucidos, cerrando con un pase de pecho. Al natural, le llevó lejos, girando la muñeca, atalonado en la arena. Cerró por manoletinas muy ceñidas y le cuadró para hundir el estoque. Fuerte petición de oreja. Oreja.

A “Sabanito”, de Cerro Longo, lo pasó por su capote Pérez Mota en una mera labor de brega. Ritter se echó el capote a la espalda para hacer el quite. Ya en el último tercio, le sacó a los medios y por el pitón derecho se puso a torear perdiéndole pasos. Pasándolo a media altura tocaba y tiraba de el de uno en uno. El animal humillaba. Al natural, le daba el pecho, le citaba y le llevaba lejos, pero también de uno en uno. Volvió al derecho y logró alguna tanda lucida enroscándose con el. Tomó la espada, le colocó en suerte y logró una buena estocada efectiva, petición de oreja. Oreja.

Sebastian Ritter paró a “Conde” de Cerro Longo en su capote con una meritoria labor de brega. Brindó en los medios y genuflexo en el tercio lo fue sacando a los medios con la derecha. Continuaba en la faena y ahora ya le bajaba la mano, citándolo y tirando del animal. Cambio la muleta a la mano izquierda, dejándosela puesta lograba ligar muletazos en los terrenos del toro, lo que casi le cuesta un susto. Cambió a la mano derecha y el animal miraba. Ritter lo aguantó, pero el astado terninó por rajarse. Sin más opción fue a por el estoque, lo macheteó, siendo esta la única lidia que permitía, le colocó en suerte y hundió media que le obligó a descabellar de forma efectiva. Aplausos.

Ángel Sánchez recibió a “Porronero” , el último de la tarde, en su capote por verónicas, cerrando con una media. En los medios, brindó el toro al respetable. Con la mano derecha le fue sacando a los medios con torería y desmayo. Cite, pierna atrás y ligar muletazos puso de acuerdo al tendido. Al natural, a media altura, le fue robando las embestidas una en una, pero el animal sacaba la cara alta. Volvió a la derecha para seguir ligando muletazos con temple hasta cerrar con un pase de pecho. Le dejó respirar y volvió a la cara con la mano izquierda, dejándole la muleta en la cara para después girarle la muñeca y ligar la tanda. El animal era pronto y seguía el engaño, así que Ángel, que pudo expresarse, puso de acuero al tendido. Tomó el estoque, cerró por ayudados, le colocó en suerte y hundió el estoque algo tendido pero efectivo. Petición de oreja. Dos orejas.

Comentarios

Colaboraciones

Entradas populares