"Hemos descuidado mucho la cantera"

Noticia



PATRICIA PRUDENCIO MUÑOZ

María presentó la mesa redonda “La Tauromaquia postpandemia”, ponencia organizada por Sandra Clavo Díez, alumna del II Curso de Periodismo Taurino en colaboración con el Centro de Asuntos Taurinos, como trabajo fin de grado. 

Sandra presentó a los cinco referentes en la Tauromaquia, que invitó al acto. Miguel Abellán, director del Centro Asuntos Taurinos; José Vázquez, ganadero y presidente de la Asociación de ganaderos de Madrid, con más de 20 años al frente de la ganadería; Pedro Javier Cáceres, periodista; Juan José Villita, novillero con picadores; y Alberto García, empresario y apoderado. 

"La Tauromaquia antes de la Pandemia ya estaba herida", exponía Sandra, a lo que añadía que esa herida se ha hecho mucho más grave y profunda desde la llegada del Covid-19.  Tras aludir directamente a Alberto García, el empresario comentaba que la pandemia ha arrasado con la fiesta, alcanzando unos niveles que no conocíamos desde la guerra civil. Sin embargo, Alberto prefiere tener una visión positiva, a pesar de que la situación no ayude. "La gente tiene miedo a consumir por la situación, que no está fácil para el ocio en general ni la Tauromaquia en particular", argumentaba Alberto. 

Además, repasaron que en el norte no queda casi nada de la fiesta. A continuación, comentaron la oportunidad que se ha brindado durante la pandemia para organizarnos, crear un organismo y crear de la Tauromaquia una potencia económica, con poder para defendernos con unas estrategias sólidas. 

Miguel Abellán, respecto al futuro de la Tauromaquia, se ve optimista,  algo que es por naturaleza. Explicó que el mundo de la Tauromaquia no es ajeno a la actualidad y que no somos menos que le resto. "Los tiempos evolucionan y las opciones que tenemos hoy no son las teníamos hace 20 años, por lo tanto, la opción de ocio pasa a ser la última frente a otras. Hemos descuidado mucho la cantera, por eso tienen menos influencia. Antes el torero estaba involucrado en la sociedad de manera natural, pero todo eso se ha perdido y deberíamos recuperarlo. Estamos viviendo la peor situación que ha vivido la Tauromaquia, pero sigue viva y seguirá viva mientras siga habiendo esa devoción por el mundo del toro" exponía el director del Centro de Asuntos Taurinos, en una reflexión en la que comparaba la influencia de la Tauromaquia en la sociedad antes y ahora. Cerraba explicando que la fiesta del toro es apolítica, es del pueblo y es el pueblo el que tiene la potestad para decidir si debe seguir o no. 

Villita habló sobre su trayectoria, antes de la pandemia pudo torear con facilidad, a pesar del reducido número de festejos que se celebraba con picadores. Sin embargo, durante la pandemia frenó en seco. Se muestra optimista, no sabe qué se podría hacer para que hubiera un mayor número de festejos, pero los costes son mayores que los ingresos. Aliviado, pensó en los  circuitos, donde se puede ir toreando, pero, tal y como expone el joven novillero, el hecho de seguir toreando depende mucho de ellos mismos. 

El periodista Pedro Javier Cáceres entraba en escena aludiendo a que la pandemia ha dejado muchas ilusiones por el camino y los grandes perdedores han sido los ganaderos y los rejoneadores, no solamente no tienen ingresos, sino porque tienen animales que mantener. Expuso que en el 2020 se demostró que fue un momento en el mundo de los toros en el que se había tocado suelo, pero con el efecto rebote se había podido remontar. De hecho, tal y como explica:  "Se celebraron pocos festejos pero se tiró para delante con el 50% de aforo. La pandemia provocó la reacción de las instituciones, la Comunidad d Madrid junto con la Fundación Toro de Lidia crearon la Copa Chenel y los Circuitos en 2021". Concluía:  "La pandemia ha hecho mucho mal, pero ha venido bien para tocar suelo y reaccionar". 

José Vázquez continuaba la "mesa redonda" hablando sobre los ganaderos, que no sabían a lo que se iban a enfrentar, tenían incertidumbre con todo el patrimonio invertido y sabían que tenían que deshacerse de bocas a las que alimentar durante el primer año de pandemia. Narró que el 2021 fue un año complicado, porque en la Comunidad de Madrid las circunstancias son muy distintas para la extensión ganadera, las fincas son más reducidas y menos autosuficientes. Para ellos fue un auténtico drama. En el 2022, las ganaderías lo afrontan  ilusión, pero cuando parece que se levanta la cabeza, continua, llega la crisis y llega el aumento del precio del pienso en un 20%. Cerraba hablando del cambio, pues desde la asociación están buscando soluciones y alternativas, trabajando con proyectos locales. Además, comentaba que las perspectivas en la comunidad de Madrid son muy buenas, pero el año va a ser duro para los ganaderos. 

Se cerraba el acto con el futuro del futuro, el pequeño Alejandro Manuel, con seis años es uno de los alumnos de la escuela de El Juli, desde que tenía cuatro. Alejandro alega que le gustan mucho los toros, desde pequeño porque sus tíos y su abuelo son toreros. Alejandro se ve toreando en las Ventas y cerraba su intervención diciendo que ve el futuro un poquito regular y pide a los ganaderos ayuda, que les lleven al campo y les echen vacas para torear.

Comentarios

Colaboraciones

Entradas populares