Destellos de lo que pudo ser

 Noticia

MAR MUÑOZ

Domingo de Resurrección, cartel de no hay billetes en la Real Maestranza de Sevilla. Reses de Juan Pedro Domecq para Jose Antonio Morante, Juan Ortega y Pablo Aguado. Morante cumplía con su compromiso a pesar de su percance de este sábado  en La Línea de la Concepción. El diestro tuvo que someterse a dos filtraciones para hacer frente a la tarde. La tarde en Sevilla fue de gran expectación, pero que no lució por las condiciones de los astados. Hubo que devolver dos de los seis a lidiar, se invalidaron en el primer tercio. Los matadores recibieron el aplauso del respetable para dar comienzo al festejo. Morante se lució con su primer toro con la muleta,  con el capote fue imposible y escuchó una merecida ovación, su segundo no tuvo nada dentro. Ortega tuvo ovación y silencio, Aguado solo escuchó el silencio, no tuvo adversarios para el lucimiento y la espada tampoco le acompañó.

"Terciopelo" salía suelto del capote de Morante con el que no pudo lucirse. Probándole por ambos pitones con ayudados por alto, le sacó del tercio a base de arte, a media altura le llevó por el pitón derecho con temple. Al natural, de uno en uno, le llevó a cámara lenta con la muleta puesta, insistió por el izquierdo logrando otra tanda con cadencia. Volvió a la mano derecha, adornándose cerrando una tanda con un molinete. Le encontró la distancia, la colocación y la altura. Toreó despacio con seguridad, gusto y templanza. Pinchó y casi le prende, a la segunda hundió una estocada efectiva. Recibió la ovación del respetable.

A "Reservón" le paró Ortega, con un ramillete de verónicas cerrando con una media. Realizó un quite por chicuelinas sello de la casa, del que Aguado dio replica también por chicuelinas. Tras brindar al público, en el tercio, al natural sacándole a los medios con temple y torería terminando con la derecha, comenzó Juan su faena. Siguió sobre el pitón derecho, toreando para cambiar al natural por donde encontraba mayor "entrega", llevando con los vuelos a un animal soso y sin transmisión. Le volvió a torear con la derecha, intentando hacer faena con el uno a uno a un animal ya sin recorrido. Le cuadró y mató con acierto. Ovación.

"Rebujino", el primero del lote de Aguado se quedó inválido al rematar contra el burladero y asomó el pañuelo verde. "Mofador" salió en su lugar y lo recibió Aguado sacándole a los medios con temple, cerrando con una media en los medios. Brindó al respetable y comenzó su faena por el pitón derecho, genuflexo, en el tercio, sacándole a los medios donde le toreó en redondo. El animal era reservón y le costaba seguir el cite. Cambió al natural y de frente le citaba despacio, pero el astado miraba y no quería embestir, se rajó, Aguado tuvo que ir a por el estoque, le costó cuadrarle y pinchó en dos ocasiones hasta lograr una estocada certera. Silencio.

"Tijerito" no se quedó en el capote de Morante, se lesionó en el primer tercio tras una voltereta y asomó el pañuelo verde. "Lenitino" de Virgen María salió para ocupar su lugar, al que Morante recetó un saludo capotero de brega. José Antonio brindó su toro a la infanta Elena y agarrado a tablas se pasó el toro por ambos pitones, cerrando con un molinete. Siguió con la derecha, tirando de él pasándoselo con machetazos y recursos de su tauromaquia. El animal no tenía nada dentro, Morante tuvo que recurrir a la improvisación, le mató con aseo. Silencio.

Juan Ortega frenó a "Tendero" en su capote con un bonito saludo capotero. Por el pitón derecho comenzó su faena. Cayó sobre la cara del toro al llevársele con las patas traseras, se recompuso y siguió con la mano derecha, ofreciéndole la muleta y perdiéndole pasos para volver a tirar de él. El sevillano se colocaba y volvía a la cara del toro, que iba a menos. Probó por el pitón izquierdo, mostrando las mismas “cualidades”, por lo que volvió a la derecha. Le cuadró y pinchó metiendo la espada a la segunda de forma efectiva. Silencio

"Rataplan" cerraba la tarde, lo recibió Aguado en su capote por verónicas, dándole el pecho. Morante realizó su quite cerrando con una media que arrancó el aplauso del respetable, Aguado dio su réplica por delantales, cerrando con dos medias, una por cada pitón, que también puso de acuerdo al publico asistente. En el tercio, sobre el pitón derecho, genuflexo le fue sacando Aguado a los medios para seguir con la mano derecha a media altura tirando de un animal que se quedaba parado y no acudía al cite. Le dejó respirar y volvió a la faena sin éxito, el animal no humillaba y no quería pasar, tuvo que tomar el estoque y cuadrarle, pinchó. En un segundo intento lograrba la estocada que terminaba con el de Juan Pedro y con el festejo. Silencio.


Comentarios






Entradas populares