Leandro Gutiérrez: "La persona va creciendo y va madurando a la par que el torero"

Entrevista 


PATRICIA PRUDENCIO MUÑOZ 

Leandro Gutiérrez es novillero y este fin de semana estará presente en Valdilecha, en la segunda novillada del Circuito de Novilladas de la Comunidad de Madrid. Quiere que los aficionados vean en él su evolución personal y profesional, porque para él la persona influye mucho en el torero. Es trabajador y se entrega hasta las últimas circunstancias. Desde que llegó a España con 17 años ha luchado por alcanzar sus sueños, ahora puede lograrlo gracias a los circuitos, a los que está muy agradecido. Sus pasos hacia las novilladas no ha sido un camino de rosas, es un superviviente, un soñador. Este año repite en el Circuito, con nuevo formato, pero con la misma ilusión y con la certeza de que va a disfrutarlo muchísimo más, sin la presión y nervios de la pasada temporada, pero manteniendo la entrega, para mostrar su mejor versión.

¿Cómo fue tu llegada a España?

Llegué con 17 años desde Colombia. Durante tres años, estuve, primeramente, en la Escuela del Citar en Guadalajara, junto con el maestro Luis Miguel Encabo y su director, Pedro Alonso. Pude hacer muchas amistades, conocí a muchos compañeros que se han convertido casi en hermanos. Aquello me sirvió a nivel profesional y personal, haciéndome crecer y madurar.


¿Qué evolución consideras que ha experimentado tu concepto desde que llegaste?

En cuanto al concepto, diría que me tendría que ir un poco más hacia la parte técnica. Poco a poco he ido asimilando conceptos técnicos, pues al final todos los toreros crecemos en este aspecto.

En el concepto artístico, personalmente, me gusta mucho el toreo clásico, es lo que me apasiona. Siempre intento interpretar lo que a mí me gusta, desde que empecé me ha gustado torear con mucho gusto,  para mí.

También considero que es muy importante la entrega y la disposición, sobre todo el poder y el dominio de los animales.


¿En que basas tus entrenamientos?

Mis entrenamientos se basan en la preparación física y, lógicamente, en el toreo de salón, que es importante y fundamental para crecer como torero y para evolucionar, así como para corregir y pulir defectos.

Sin embargo, no se queda ahí, hay otra faceta que yo creo que es muy importante, la que más, y es la preparación mental, a la que yo también añado la preparación espiritual. El hecho de estar muy fuerte de mente, tener las cosas claras y soñar con ser torero, soñar con muchas faenas, creo que es, en definitiva, una de las claves para mí.


¿Compaginas el toro con otras actividades? ¿Le dedicas las 24 horas?

Las 24 horas al día no estoy dedicado al toro,  pero sí intento pensarlo todo el tiempo. De hecho, me he dado cuenta de que, al final, cuando más estás pensando en el toro, más estás pensando en todo aquello que está relacionado con este mundo, ya sea en una faena, en un vídeo que has visto o en las cosas que tienes que corregir. En definitiva, estar pensando en el toro me ayuda y me sirve mucho.

Mi rutina se resume en entrenar por la mañana, haciendo preparación física por mi parte y por la tarde voy a la escuela para entrenar y torear de salón de 17:30 a 20:00 horas. Aparte, también paseo perros, así que intento compaginarlo con mi profesión. También los cuido y durante el invierno trabajo de camarero, pero ahora mismo no estoy trabajando de ello porque no sería conveniente. Ya he empezado temporada.

Al final, es una cuestión de necesidad, porque si no trabajas no puedes comer y yo por las circunstancias tuve que hacerlo.  Cada uno tiene sus propias circunstancias y las mías son que estoy solo aquí en España, aunque hace poco han llegado mis padres, gracias a Dios. Siempre he estado solo y para poder salir adelante he tenido que buscarme la vida.

Muchas personas me han ayudado durante todo este tiempo, pero soy consciente de que al final soy yo el responsable de mi propia vida y de mis necesidades. Cuando he tenido que trabajar en lo que sea, allí he estado y no le he hecho asco absolutamente a nada.


Eso quizá te da otra visión y madurez, no solo en la vida, sino también delante del toro

Hay una parte fundamental, muchas veces te preocupas mucho por el torero, pero también está la persona. La persona va creciendo y va madurando a la par que el torero. Esto se puede complementar muy bien y es un pilar fundamental, me he dado cuenta a través de otros compañeros y de mí mismo. Me veo con más madurez y afronto las cosas de una manera más clara.


Ya sabes lo que es formar parte del Circuito de la Comunidad de Madrid ¿Qué no nos podemos perder este fin de semana en Valdilecha?

Quiero que la gente vea lo que he crecido, lo que he ido evolucionando y, sobre todo, quiero que la gente vuelva a ver en mí aquello que descubrieron en mi debut con picadores. Quiero que vean las ganas y ese arrojo que tengo, lo llevo dentro de mí.

Eso es lo que, en definitiva, van a ver el domingo 3 de abril en Valdilecha. Ese arrojo, las ganas, la ilusión, el querer y, por supuesto, mi evolución. Ojalá, Dios quiera que un novillo me permita poder expresarme para poder mostrar todo lo que llevo dentro y he podido crecer como torero.



Puedes darnos un punto de vista diferente ¿Qué opinas del nuevo formato de las novilladas?  

Creo que han querido fomentar un poco más la rivalidad y la competición. Eso está bien, pues de cara al aficionado puede ser bastante entretenido. Para mí, para mis compañeros, nos puede venir bien, te incita a competir y a rivalizar más directamente con el otro compañero.


¿Cómo fue tu paso por el Circuito la pasada temporada?

Fue muy gratificante y me sirvió para poder rodarme, porque fue el primer año como novillero con caballos. También me sirvió para que la gente pudiera seguir hablando de mí y siguiera conociéndome 

La experiencia fue extraordinaria y este año lo voy a disfrutar mucho más que el año pasado, porque en el 2021 tenía un poco más de presión y nervios. Había muchas expectativas puestas en mí, pero este año me noto un poco más tranquilo en ese sentido. Espero que el domingo salga esa versión de mí y que la gente pueda verme en este nivel que tengo para ofrecer.


En pocas palabras, ¿cómo definirías la labor que están llevando la Fundación Toro de Lidia y el Centro de Asuntos Taurinos para poder desarrollar el Circuito?

Es de agradecer, es muy gratificante para nosotros, para los novilleros que no tenemos muchas novilladas.  Es una oportunidad muy buena. Le han dado un enfoque completamente diferente a lo que viene siendo el formato tradicional de las novilladas y a mí, la verdad, me ha gustado. Estoy seguro de que al aficionado también le ha gustado.

La labor que han venido haciendo es de agradecer. Es una labor que espero que sigan desarrollando, porque a nosotros nos ha venido fenomenal.

Ojalá y se quede muchos años, porque le han dado un toque fresco a la fiesta y han apostado por las novilladas picadas que, al fin y al cabo, cada vez están más en decadencia. Es muy difícil dar una novillada en un pueblo y con esto no solamente fomentan la fiesta de los toros, sino que también nos dan la oportunidad a los chavales que queremos ser toreros. Podemos seguir rodándonos, toreando y  cumplir nuestro sueño.


Comentarios

Colaboraciones

Entradas populares