Morante y El Payo triunfan en San Luis Potosí

Noticia



GUARISMO DEL OCHO

Únicamente salió en hombros Octavio García tras cortar dos orejas al igual que Morante que cuajó una faena fuera de serie. El rejoneador Hernández Gárate se hizo de una oreja protestada. Cuatro toros buenos de La Punta.

Ante tres cuartos de entrada en el coso Monumental “El Paseo-Fermín Rivera”, en tarde de agradable clima, se dio esta corrida extraordinaria en la que los triunfadores fueron José Antonio “Morante de la Puebla“ y Octavio García “El Payo” al cortar cada uno dos orejas, pero al final sólo salió en hombros el espada queretano. El rejoneador Jorge Hernández Gárate también “tocó pelo”, pero le fue protestado el trofeo.

Se lidiaron seis toros de la dehesa jalisciense de La Punta, dos de ellos para rejones, siendo bueno el segundo y regular el primero para el toreo a caballo y, para los de a pie, resultó bueno el cuarto que mereció el arrastre lento; el segundo y el tercero se dejaron torear y el primero fue regular.

El rejoneador local Jorge Hernández Gárate a su primer toro, que tuvo movilidad, le colocó un rejón de castigo. Lució en el tercio de banderillas, le puso voluntad de verdad, dejando tres palos largos a una mano de buena ejecución, una más al violín que le jaleó el respetable y al final clavó un par de rehiletes a dos manos. Mató al segundo viaje algo defectuoso y dio la vuelta al ruedo por su cuenta.

A su segundo, llamado “Buen Amigo”, bravo y que iba con alegría, Hernández Gárate le clavó un hierro de castigo para luego lucirse al poner garapullos, tres de buena exposición, otras dos al violín y tres más cortas. Dejó el rejón de muerte en buen sitio y por ello cortó una oreja que le fue protestada.

A pie, el sevillano José Antonio “Morante de la Puebla” en su primer astado lanceó a la verónica rodilla en tierra de buena exposición y mejor se vio en un quite por chicuelinas, de mucha solera. Con la muleta se impuso a un toro no fácil, haciendo el toreo con valor, dejando pases de estupenda calidad, entre ellos dos trincherazos de mucho arte, dos tandas, una por cada pitón de mano baja, de evidente sensibilidad. Al final, adornó la labor con detalles de pinturería, el toro vino a menos y lo mató de espadazo en buen sitio para ser ovacionado.

En su segundo, “Tío Pepe” de nombre, “Morante de la Puebla” inició una gran faena con el capote a base de cinco largas cordobesas, muy personales, para ligar verónicas y quitar de manera artística. Sorprendió a todos al tomar las banderillas para realizar de manera emotiva tres suertes a la antigua, haciendo recordar al “Divino Calvo” Rafael Gómez “El Gallo”, sobresaliendo el tercer par al cambio y pasándose al toro muy cerca de la faja, levantando a la gente de sus asientos. Con la muleta sin quitarse la montera, comenzó de forma especial de hinojos para cuajar una faena que fue a más, con detalles torerísimos y plasmando en el ruedo imágenes del toreo de antaño, con mucho arte y solera por ambos lados. Toda una obra de arte morantista, sin igual. El toro vino a menos, pero el torero iba creciendo en su quehacer. Acabó con manoletinas a su estilo y citó al toro de rodillas para entrar a matar y llegado el momento se incorporó en el momento preciso para dejar un espadazo y cortar las orejas ante la entrega total de la plaza, como pocas veces se ha visto.

El queretano Octavio García “El Payo” al primero de su lote, bravo y de buen juego, lo veroniqueó con templanza y arte. Su labor de muleta, previo brindis a su coterráneo, el empresario taurino Pablo Álvarez, fue a base de trazos artistas, entendiendo a su antagonista, sobre todo por el perfil derecho y bajando la mano en varias series, todo hecho con empaque y torería. Por naturales dejó pases rítmicos que conectaron con el tendido. Cerró con manoletinas ajustadas. No acertó al matar y todo quedó en ovación.

Y en el que cerró el festejo, “As de Copas”, de buen juego, al que “El Payo”, con evidente determinación, lanceó templada y enclasadamente a la verónica. Con la franela vino entonces el éxtasis de la tarde a través de una faena de lo mejor que se le ha visto a este torero, pleno de entrega y la gente siempre con él. Un trasteo de muchos matices, con pases por ambos lados, ejecutados con sentimiento, pero, sobre todo, disfrutando y haciendo disfrutar al público. El toro vino algo a menos, sin embargo, Octavio siguió quedándose muy quieto, hizo desplantes, puso los muslos como carnada causando emoción en los tendidos. Hubo detalles toreros de rodillas. Por ahí hubo alguna petición de indulto que no se otorgó para entonces entrar a matar y dejar una certera estocada para cortar las orejas y al toro dársele arrastre lento. Dio la vuelta al ruedo “El Payo” con los ganaderos y al final sólo Octavio salió en hombros pues “Morante de la Puebla” no quiso hacerlo.

Ficha

Lugar: San Luis Potosí, San Luis Potosí.

Evento: Corrida de toros extraordinaria.

Plaza: Monumental “El Paseo-Fermín Rivera”. Entrada: Tres cuartos de entrada en tarde de agradable clima.

Ganado: Seis toros de La Punta, dos de ellos para rejones, siendo bueno el segundo y regular el primero para el toreo a caballo y, para los de a pie, resultó bueno el cuarto que mereció el arrastre lento; el segundo y el tercero se dejaron torear y el primero fue regular.

Cartel:

El rejoneador Jorge Hernández Gárate: Vuelta al ruedo por su cuenta y una oreja protestada.

A pie, el sevillano José Antonio “Morante de la Puebla”: Ovación y dos orejas.

Octavio García “El Payo”: Ovación y dos orejas.

Al final, sólo Octavio salió en hombros pues “Morante de la Puebla” no quiso.

INFORMA: SUERTEMATADOR

PUBLICIDAD



Comentarios

Colaboraciones

Entradas populares