Gran tarde de Valadez que corta un rabo por dos orejas de “El Zapata y otras dos “El Juli” en León

Noticia


GUARISMO DEL OCHO

Ante un casi lleno en el coso Monumental “La Luz”, en tarde de agradable clima, se dio la segunda corrida y tercer festejo de la feria, resultando triunfadores, tras una gran tarde, Uriel Moreno “El Zapata”, Julián López “El Juli” y Leo Valadez, destacando éste último por el rabo que obtuvo y, quienes al final, salieron en hombros.

Luego del paseíllo, el Centro Taurino de León hizo entrega del trofeo “Zapatilla de Plata” al matador de toros aguascalentense Leo Valadez y, la “Divisa de Plata”, a la dehesa de San Miguel de Mimiahuápam, ambos galardones correspondientes a 2020.

Se lidiaron seis toros de la dehesa de Begoña, siendo bueno el segundo, con vuelta al ruedo; arrastre lento al sexto y aplaudido en el arrastre fue el primero. Los demás presentaron algunas complicaciones.

El tlaxcalteca Uriel Moreno “El Zapata” en el toro que abrió plaza, llamado “Galante”, empezó con un farol de rodillas y de pie dio algunas verónicas de buena ejecución, además de un variado quite de la inspiración del torero. Emocionó a la gente al cubrir el segundo tercio y con la muleta realizó una faena que siempre fue a más a un buen ejemplar, con clase y nobleza. El trasteo tuvo su sello, corriendo la mano con temple y acompañando con el cuerpo en cada pase. Se lució por ambos lados. Terminó por ayudados por alto, mató de certera estocada, incluida una voltereta sin consecuencias, para cortar las orejas.

A su segundo, “El Zapata” lo recibió con dos lances de “La Tacita”, de su creación, además de instrumentar buenos lances a la verónica y un quite vistoso y variado, muy personal y, emocionó más a la gente al cubrir el segundo tercio. Con la muleta lo intentó con un toro que fue a menos pues acusó la falta de fuerza, aunque si tenía fijeza, pero el torero evidenció disposición por ambos lados, logrando algunos muletazos aislados y de mucho mérito, aunque sin redondear. Mató de soberbia estocada para ser aplaudido.

El madrileño Julián López “El Juli” a su primer astado, “Soñador”, de mucha clase y calidad, lo supo aprovechar bien en templados lances a la verónica y mejor quitar por chicuelinas de manos desmayadas. Con la sarga ejecutó una faena que fue creciendo y que podría catalogarse como una de las mejores que ha realizado en esta plaza. Templó de verdad, como si estuviera tentando en el campo, con despaciosidad por ambos lados, recreándose en cada trazo muletero y emocionando de verdad a la concurrencia. Adornó con detalles de torería y acabó con un estoconazo para cortar las orejas y el astado recibir vuelta al ruedo.

En su segundo, “El Juli”, luego de bregarlo, se lastimó la pata derecha y con la franela, ante la dolencia del astado poco pudo hacer, tuvo el detalle de intentarlo, logrando algunos pases con empeño, pero no fue suficiente. Mató pronto y bien para tener silencio.

El aquicalidense Leo Valadez en el primer ejemplar de su lote, de buen juego, pero de poca fuerza, veroniqueó toreramente y mejor se vio en un quite combinado por tafalleras y navarras. Cubrió con lucimiento el tercio de banderillas y su labor de muleta, tras brindarle al todavía novillero, su coterráneo Miguel Aguilar, fue a base de mucha disposición, dejando pases de buena ejecución, pero la debilidad del “socio” no le permitió darle continuidad a la faena, por lo que dio muletazos de uno en uno lleno de empeño. Falló al matar y fue aplaudido.

Y al que cerró el festejo, llamado “Apasionado”, que tuvo movilidad y alegría, que evidenció calidad y obediencia, Leo lo recibió con una larga cambiada de hinojos y de pie estuvo variado en lances a la verónica, tafalleras, chicuelinas y navarras, además de quitar entre ovaciones por zapopinas. Con la muleta empezó en los medios de rodillas para ligar seis pases de gran emoción para luego darse a realizar una gran faena que, conforme avanzaba, crecía en emotividad por ambos pitones, hizo el toreo en redondo de diferente expresión y al final coronó la obra con un estocadón para obtener las orejas y el rabo entre gritos de ¡Leo, Leo! y, al toro, dársele el arrastre lento tras tener petición de indulto.

Ficha del festejo:

Monumental “La Luz”. Casi lleno en tarde de agradable clima. Seis toros de Begoña, siendo bueno el segundo, con vuelta al ruedo; arrastre lento al sexto y aplaudido en el arrastre fue el primero. Los demás presentaron algunas complicaciones. Uriel Moreno “El Zapata”: Dos orejas y palmas. El madrileño Julián López “El Juli”: Dos orejas y silencio. Leo Valadez: Palmas y dos orejas y rabo. Al final, “El Zapata”, “El Juli” y Valadez fueron paseados en hombros.

INFORMA: EMILIO MÉNDEZ

Comentarios

Colaboraciones

Entradas populares