Rubén Pinar y Sergio Serrano, una tarde de Puerta Grande en Albacete

Noticia


GUARISMO DEL OCHO


  

Rubén Pinar recibió al primer Victorino a portagayola arriesgando una barbaridad. Fue dosificado el castigo en varas. Sembró el pánico en banderillas. El diestro albaceteño realizó una faena larga y contundente a un encastado y fiero animal que exigía muchísimo y requería una capacidad enorme. Lo toreó por ambos pitones arriesgando una barbaridad. Resultó volteado de una manera muy fea sin consecuencias. Al entrar a matar el toro le rompió la taleguilla de la pierna derecha después de recitar un estoconazo de ley.

Sergio Serrano recibió a portagayola con mucha exposición. Hizo un quite por chicuelinas al paso para llevarlo al caballo. Recibió dos puyazos delanteros que le suministró Plácido Sandoval "Tito". Luego hizo un quite muy artístico a la verónica ceñido y templado. Comenzó probando al toro en el tercio. Enseguida lo sacó más allá de la segunda raya y allí apreció la embestida humillada y prolongada del burel que arrastraba el hocico a ras del suelo. Toreo en redondo de mucha profundidad rematados con soberbios pases de pecho. Al natural bordó el toreo con cadencia y esmero haciendo que los pases se hicieran eternos y sufriendo como rebañaba la taleguilla el toro en los pases de pecho. Terminó con unos ayudados por bajo extraordinarios y pega…

Rubén Pinar paró con el capote las embestidas complicadas del tercero. Empujo en el caballo por los dos pitones. En la muleta el toro manifestó nobleza con un punto de sosería quedándose corto y reponiendo en las embestidas. Rubén demostró firmeza y entrega exprimiendo al máximo las posibilidades de triunfo. Muletazos de buen trazo por ambos pitones. Mató de estocada arriba.

Sergio Serrano volvió a recibir al cuarto a portagayola arriesgando un montón. Toro cumplidor en el caballo. El matador albaceteño sometió desde el principio al cárdeno pudiéndole en todo momento. Faena compacta de buena estructura buen trazo y elegancia por ambas manos. Tampoco exenta de valor con un toro que no regalaba ninguna embestida y transmitía muchísimo. Volvió a matar arriba.

Bien Rubén Pinar con el capote parando las bruscas embestidas del astado. El toro derribó al picador y empujó con bravura. Pinar se doblo con el jugándose literalmente la vida con un astado muy peligroso con el que había que hacer una faena de antaño; es decir lidiando sobre las piernas. Mató de pinchazo tendido. Ovación con saludos

Sergio Serrano no pudo lucirse en el saludo capotero. Cumplió el toro en el caballo. El toreo flojeó en los primeros compases de la faena, pero demostró que tenía muy buen aire en la muleta que al final desarrolló aspereza y violencia y Sergio Serrano anduvo inmenso derrochando valor. Lástima la espada.

Albacete. Toros de Victorino Martín para Rubén Pinar, oreja, oreja y ovación; Sergio Serrano, dos orejas, oreja y ovación. 

INFORMA ROBERTO CARDO

PUBLICIDAD


Comentarios

Colaboraciones

Publicidad

Entradas populares