Manzanares, determinación y trazo de cuatro orejas y un rabo

Crónica



CHEMA URUEÑA


  

El cartel prometía y no defraudó. La tarde comenzó con un respetuoso minuto de silencio, por las víctimas de la COVID. Se rompió el paseíllo y los tres matadores salieron al tercio a recoger la ovación del público.

Abrió la tarde un toro de capa castaña, marcado con el número 29, el cual El Juli recibió con un ramillete de verónicas. La faena de muleta la ejecutó con tres tandas sobre la mano derecha, para después cambiar a la izquierda y recetarle dos tandas más. Entrando a matar, pinchazo y segunda estocada bien colocada. Utilizó el verduguillo y el toro rodó. Silencio y leves palmas al toro en el arrastre.

Diego Urdiales recibió a su primer toro en el tercio. El astado entró al caballo empujando con fijeza llevándose un puyazo en todo lo alto. Con la muleta estuvo en los terrenos que el toro pedía, tandas con la mano derecha que a la par le valdrían dos apéndices.

José María Manzanares, que se encuentra en un gran momento, recibió al tercer toro de Virgen María, el cual salía suelto del capote. Buenas tandas en la muleta tanto en el pitón izquierdo como por el derecho. Faena larga con mucha torería y el alicantino desorejó al de su lote.

El cuarto toro sirvió para que El Juli sacara la raza torera que le caracteriza. Tandas con ambas manos y estocada en todo lo alto. Dos orejas.

El quinto de la tarde, el cual Diego Urdiales recibió de capote, dándole pases largos ahormando la embestida del toro. El animal recibió un puyazo largo, empujando con codicia al caballo. Continuó con la faena de muleta por abajo, varias tandas con la mano derecha, con las que metió al público en la faena. La lástima vino después de una estocada y el toro no caía, tuvo que usar el verduguillo por dos veces.

Y el que cerró plaza, bien presentando, fue recibido por José María Manzanares de capote, llevándolo él mismo al caballo. El toro recibió un puyazo y a su salida perdió las manos. Hay que destacar el gran par de banderillas que colocó Daniel Duarte, desmonterándose a petición del público. Dio paso a una gran faena donde Manzanares se fajó con el gran toro de Virgen María, dándole series de precioso trazo por ambos pitones. Estocada en todo lo alto, que le valieron dos orejas y el rabo. Leve petición antes de la estocada de indulto para el astado de la ganadería sevillana.

Ficha del festejo:

Tomelloso. Toros de Virgen María para El Juli, silencio y dos orejas; Diego Urdiales, dos orejas y aplausos; José María Manzanares, dos orejas y dos orejas y rabo.

PUBLICIDAD



Comentarios

Colaboraciones

Publicidad

Entradas populares