Alberto Pozo, una alternativa de mucho valor

Noticia


PATRICIA PRUDENCIO MUÑOZ


  

Alberto Pozo debutaba en el escalafón de matadores de toros con "Buhonero", un ejemplar de Miura que le permitió el lucimiento al diestro, que no se lo pensó y lo lanceó con determinación. Tras el cambio de trastos y el brindis correspondiente, empezó genuflexo, tanteándolo por ambos pitones, probando las embestidas. Cite delantero y abierto, llevándolo de nuevo a la tela, dándole continuidad en las distancias cortas, metiéndose en sus terrenos. El animal se dejaba llevar con suavidad, fijeza y obediencia. Le mostró el pecho para empezar las series, para después perder pasos y aprovechar la inercia. Alberto le bajó la mano, con cadencia, desplantes y mucho valor frente a la nobleza del de Miura. Ralentizó la faena, mientras el animal afeaba y descomponía su embestida al natural. No tuvo acierto con los aceros, llegando a escuchar el segundo aviso entre un auténtico vendaval. 

Al segundo de su lote y como matador de toros lo recibió con un saludo muy torero en el que no se pudo lucir, pero que compensó llevando al astado hasta el caballo. Entró con celo y fuerza al peto. En el último tercio, los primeros compases fueron un tira y afloja entre Pozo y el Miura, que arremetía con fuerza contra la franela. Parecía llevar un látigo por cuello, soltando la cara y entrando recto, una faena de muchas medidas en las que había que templar y corregir. No permitía dudas, acometía con brusquedad, pero el valor y verdad de Alberto se intentó imponer con firmeza. El animal obedeció en los vuelos, sin demasiado recorrido. El astado dobló con una estocada defectuosa en la que metió la mano con aseo.

San Lorenzo de la Parrilla. Toros de Hijos de Eduardo Miura Fernández para Javier Castaño, dos orejas y oreja; Serafín Marín, oreja y aplausos tras aviso; Alberto Pozo, palmas tras dos avisos y oreja.

Comentarios

Colaboraciones

Publicidad

Entradas populares