Valor, seguridad y verdad en Toledo

Noticia


M.M.H.


  

Tarde de celebración del Corpus en Toledo protagonizado por los matadores Eugenio de Mora y Álvaro Lorenzo  que se midieron a los toros de El Cortijillo y el novillero  Tomás Rufo, que se midió  a dos novillos de Alcurrucén. Eugenio dio un recital con su primer astado al que corto una oreja con fuerte petición de la segunda que no concedió el presidente y cortó otra al segundo de su lote que mostró menos movilidad que el primero. Álvaro Lorenzo se midió a un primero reservón al que cortó una oreja y triunfo con su segundo toreándole con quietud al que desorejo. Tomás Rufo perdió el trofeo con la espada en su primer novillo y recibió una fuerte ovación en su segundo después de mostrar que ya esta pidiendo el paso a matador.

Eugenio de Mora se lució en los lances de recibo. Comenzó de rodillas calentando al público, para llevárselo a los medios, donde hizo una faena templada y con ligazón, mando y trazo en los muletazos. Con la diestra toreó con gusto y al natural se lució con brillantez rematando con un molinete invertido. Mató de estocada arriba.

Álvaro Lorenzo toreó a la verónica intercalando con una cordobina. Resultó volteado en un quite por tafalleras sin consecuencias. La faena tuvo composición y gusto con un toro que se quedaba muy corto y el matador le consintió. Destacó el toreo al natural y terminó con unas bernardinas. Mató con una buena estocada.

Tomás Rufo se midió en el saludo capotero con el tercero de la tarde, un animal que se frenaba en la tela. Ejecutó una faena en corto porque el novillo andaba escaso de recorrido, pero no por eso careció de gusto y brillantez. Un buen último tercio que se vio difuminado por los aceros.

“Canastero” el primer novillo de la tarde lo recibió Tomás Rufo en su capote sin que este mostrara mucho interés hasta que logró encelarlo en sus verónicas acompasadas. Genuflexo, en el tercio comenzó con la mano derecha para cambiar al natural, así dio plasticidad Rufo al comienzo de su faena. Siguió toreando con la derecha ahormando su embestida buscando el mejor terreno. Al natural se mostró seguro y decidido llevándolo de uno en uno, logrando muletazos profundos de mucho merito. Fue a por la espada cerró por luquesinas y pinchó en dos ocasiones, escuchó el primer aviso y consiguió una media estocada que fue suficiente.

El ecuador del festejo lo protagonizó Eugenio junto a “Músico” al que paró en su capote con una labor de brega. Genuflexo comenzó su faena para seguir toreando en el tercio con la mano derecha, lo llevó con suavidad dándole tiempo para ahormar su embestida. Le citaba de lejos llevándolo largo y cerrando con lucimiento las tandas. Al natural le llevaba con los vuelos de la muleta, pero le faltaba continuidad. Volvió a la mano derecha logrando tandas ligadas con dominio aunque dándole tiempo para que no se sintiera podido. Tomó el estoque le colocó en suerte y logró media estocada que le volvió a llevar a entrar a matar, esta vez con certeza.

Álvaro Lorenzo recibió al último de su lote “Clarinete” con un saludo capotero. Tras brindar su toro al cielo comenzó con la muleta plegada, desplegándola y dando pases cambiados en el centro de la plaza con total quietud. Con la mano derecha siguió toreando con lentitud, le citaba de lejos y tiraba de el con giró de muñeca y cerrando con pase de pecho. Al natural le llevó largo de uno en uno, el animal no repetía pero Álvaro siguió buscando el lucimiento a pies juntos y tirando de él. Abandonó y estética cerraron su faena. Tomó el estoque y logró una estocada casi entera algo trasera.

Tomás Rufo cerraba la tarde junto al segundo novillo de su lote “Licenciado” al que paró en su capote en los medios. Donde también realizó un lucido y ceñido quite por saltilleras y gaoneras. Tras brindar al respetable en los medios por ayudados comenzó su faena para seguir toreándolo al natural llevándolo muy lejos, el astado era tardo. Con la mano derecha repetía dejándosela puesta toreándole con cadencia, quietud y torería a media tanda se quedaba parado Rufo aguantó dominando la embestida enterrado en el piso, quieto con desplante entre los pitones cerró faena. Logró un primer pinchazo hondo que le obligó a volver a entrar a matar y consiguió una estocada entera. Petición de oreja sin concederse.

Toledo. Toros El Cortijillo y novillos Alcurrucén. Eugenio de Mora, oreja y oreja; Álvaro Lorenzo, oreja y dos orejas; Tomás Rufo, ovación tras aviso y vuelta.

Comentarios

Colaboraciones

Publicidad

Entradas populares