Primer festejo popular de la Comunidad de Madrid

Noticia



PATRICIA PRUDENCIO MUÑOZ


  

Villarejo de Salvanés albergó el primer festejo popular de la Comunidad de Madrid, de la mano de la Asociación Taurina Cultural "La Afición", la ganadería El Uno y del Ayuntamiento de la localidad.  Una exhibición de recortadores que recordaba a la Temporada 2019, cuando aún no se conocía lo que una pandemia era capaz de hacer en nuestras vidas. Pero el festejo popular volvió a Villarejo y colgó el cartel de "No hay billetes"

Se celebró un festejo perfectamente coordinado en el que se cumplió con la normativa sanitaria vigente. En el ruedo solo estaban los participantes inscritos, imposibilitando que los aficionados del tendido pudieran acceder al callejón y viceversa.

Salía, con algo de retraso, el primer toro de chiqueros, un castaño de Dehesa de Guadarrama que dio juego atendiendo en las distancias cortas y rezagándose algo más en las largas. Los cortadores disfrutaron a cuerpo limpio del ejemplar exhibiendo recortes ceñidos. Tras los quince minutos reglamentarios el animal fue devuelto a corrales, para dar paso a un astado de Aurelio Hernando, buscón y algo reservón al que se le practicaron, además de cortes, saltos, que no dejaron a nadie indiferente. Sin embargo, ya empezaban a destacar los cortes de Raúl Fuentes, que desde el primer ejemplar se ciñó las astas al cuerpo.

En la plaza se contaban los minutos para que saliera el toro a cajón, un toro que la Asociación Taurina Cultural "La Afición" cedió al pueblo de Villarejo de Salvanés. Hubo que esperar, porque llegaba el turno del de El Soldao, al que le buscaron las vueltas los participantes, cortándole, aunque le costara, en ocasiones, fijar su atención.

Llegó el momento más esperado, pero antes la Asociación entregó un detalle a la Comisaría de Nuestra Señora de la Victoria con motivo de la conmemoración de la Batalla de Lepanto, la cual está de aniversario. El cajón, cubierto con la silueta de Nacho Jiménez, se abrió y dejó que invadiera la plaza "Cabizbajo" de la ganadería de Toros de El Torero, del que se aprovecharon las embestidas, exprimiéndolo.

Se cerraba el gran evento con la entrega del trofeo al mejor recorte, el cuál recayó en las manos de Raúl Fuentes.


Comentarios

Colaboraciones

Publicidad

Entradas populares