José María Martín: "No hay espacio para todos"

Entrevista



AITOR VIAN


  

José María Martín es un joven rejoneador capacitado para afrontar grandes retos, y es que este humilde caballero talaverano es capaz de pisar terrenos comprometidos sean cuales sean las circunstancias. Durante la corta temporada que llevamos hasta ahora no ha dejado de mostrar virtudes que no hacen sino apreciar en él una futura figura del toreo a caballo. Este 2021 lo ha comenzado por todo lo alto, y de continuar así, seguramente sea una temporada trascendental en su carrera.


¿Cómo afrontas esta temporada?

Esta temporada es la tercera que afronto en mi carrera, el primer año toreé una novillada y un festival, el segundo año toreé dos novilladas, este año llevo ya 3 novilladas y estoy afrontado la temporada pues como si fuera la primera. Prácticamente igual, con las mismas ganas o más, tanta ilusión y prácticamente la misma incertidumbre debido a la poca experiencia que, por culpa de la situación de la fiesta, tan difícil es de ir adquiriendo.


¿Cómo te sientes en estos inicios de temporada en los que tanto ha resonado tu nombre?

Es cierto que estoy sonando bastante, porque ahora prácticamente todos los festejos son televisados, debido a los límites de aforo. Por lo que tienen mucha más repercusión y los aficionados también pueden ir siguiendo estos inicios de mi carrera. Estoy muy contento con todo ello, creo que estoy evolucionando mucho y aprendiendo bastante en cada tarde, que yo creo que es lo más importante.


¿Qué sentiste cuando Mario Pérez Langa tuvo el detalle de ofrecerte sus caballos para torear en Almoguera cuando vio que ibas con pocos por las lesiones?

Fue un gesto muy bonito que él realmente hizo de corazón, pero que viniendo de Mario no me sorprendió, es una gran persona.


¿Fue duro trabajar con rejoneadores viendo en ellos lo que tú realmente querías ser?

No, ni mucho menos fue duro, sino que fue un sueño cumplido, poder estar aprendiendo y mamando de todos los conocimientos de Leonardo Hernández y su familia es un verdadero sueño. Fue una etapa que viviría mil veces más y que viví con una ilusión increíble, aprendí muchísimo de rejoneo dando mucho carretón a Leonardo, aprendí también de equitación viéndole montar y domar los caballos... Conviviendo con ellos, aprendí tantas cosas que todavía ni siquiera me he dado cuenta. 

Tuve el privilegio de estar mucho tiempo de mozo de cuadra con ellos, conociendo también muchas plazas de toros y viendo muchos rejoneadores, por lo que aprendí muchísimo, tanto de cómo cuidar los caballos en casa, en una corrida, en el viaje a las corridas, como vestirlos y adornarlos, hasta incluso como hay que sacar una cuadra, cómo afrontar una lesión y todo tipo de problemas que puedan surgir en el día a día, en definitiva, me dieron la oportunidad de mamar el rejoneo y aprenderlo desde la base, siempre les estaré agradecido.


¿Es duro el rejoneo?

Es muy sacrificado porque hay que trabajar mucho para poder llegar a algo, hay que renunciar a muchas cosas y dedicarle prácticamente todo el tiempo. Además hay que tener muchos caballos, es un sacrificio tanto económico como de tiempo y de trabajo, pero no es duro, porque se hace con toda la ilusión del mundo. Lo duro sería no poder dedicarle todo el tiempo que quiero a lo que más me gusta y no poder estar cerca de los caballos, soy muy afortunado.


¿Cambiarías algo del rejoneo?

Todo siempre va evolucionando, vamos buscando dar un pasito más, hacer las cosas mejor, al final cada uno hace las cosas en parte como ha aprendido y en parte las va modificando tal y como las siente. Ojalá el día de mañana, conforme vaya evolucionando, sea capaz de haberle dado nuevos horizontes al rejoneo.


¿Qué sientes cuando ejecutas un quiebro a lomos de un caballo tuyo?

Son segundos o incluso instantes y son momentos de mucha concentración y entrega. Es una sensación difícil de describir.


¿Crees que hay justicia dentro del rejoneo con todos los rejoneadores?

Pienso que hay muy poquito espacio para los rejoneadores, pero para todos en general. Tanto para los rejoneadores jóvenes que queremos aprender y desarrollarnos, como para los rejoneadores figuras. Hay muy poquito espacio y tienen que pelear mucho, no hay espacio para todos.


¿Es el caballo el mejor amigo del hombre?

Los caballos son animales muy nobles, y que llevan muchísimo tiempo con el hombre, creo que tanto el caballo como el perro son los mejores amigos del ser humano, son los animales con los que más nos hemos relacionado desde hace miles de años y somos capaces de llegar a entendernos con ellos y crear un vínculo muy grande con ellos, se los quiere mucho.


¿Quién es José María Martín?

Pues soy un chico normal, como todos. Soy de Talaverilla, un pueblo cercano a Talavera de la Reina, en Toledo. Me he criado en el pueblo con la libertad que ello conlleva, correteando y haciendo trastadas con mis amigos y mi hermano dos años más mayor que yo, mi padre José es ganadero de vacas de leche junto con mi tío y mi madre es una superheroína. De pequeño siempre me han vuelto loco los caballos, y rápido me decanté hacia ello.

Comentarios

Colaboraciones

Publicidad

Entradas populares