José Luis de la Torre, triunfador en Ubrique al cortar dos orejas al cuarto

Noticia




GUARISMO DEL OCHO


  

Con entrada aceptable, según el aforo permitido por las medidas sanitarias, se ha celebrado en Ubrique, dentro del XXIII Ciclo de Becerradas de Andalucía, el quinto festejo de selección con un balance artístico más que digno.

Siempre, cuando hacemos la crónica de cualquier festejo solemos comenzar por el chaval que ha actuado en primer lugar para luego seguir el ritmo que marca el cartel, pero en esta ocasión debido a la gravedad del asunto nos permitimos la licencia de comenzar por Antonio Santana, de la Escuela Taurina Francisco Montes "Paquiro" de Chiclana, que actuó en sexto lugar.

‘No nos parece de recibo la actitud de este chico para con el palco. Desde que el novillo rodó y el presidente sacó el pañuelo para concederle la oreja se plantó ante la barrera con mirada penetrante y retadora hacia el usía, que sin hacer caso a la petición (minoritaria eso sí) de quienes solicitaban un segundo trofeo, se mantuvo en su primera decisión. Así que cuando fue arrastrada la res y al chaval le dieron la oreja, éste, antes de comenzar la vuelta al ruedo la arrojó con rabia al palco.

‘Un proceder indigno de un alumno que está comenzando a andar por este difícil mundo de la tauromaquia. Hay que ser más sencillo y humilde y acatar las decisiones del palco, nos gusten o no. Este gesto de desprecio a la autoridad es intolerable y daña la buena reputación de la escuela taurina a la que pertenece, que como todas las que conforman la Red de Escuelas Andaluzas se afanan en inculcar a los alumnos unos valores que nada tienen que ver con esta actitud chulesca y fuera de lugar. Permíteme Antonio Santana que te aconseje que retomes el camino de la humildad, porque no solamente en el toreo, si no en todos los aspectos de la vida, vivirás situaciones que te parecerán injustas, pero que hay que aceptarlas, nos duela más o menos’.

Qué lástima tirar por la borda tu actuación, cuando estuviste bien ante tu becerro, al que recibiste con un puñado de verónicas de mucho fuste y después con la muleta enhebraste una faena variada y vistosa con pases de calidad y culminada con unos molinetes de rodillas muy toreros. Sin olvidar que mataste de dos estocadas, la segunda tirándote sin muleta. Empañaste con tu gesto lo que podía haber sido un hermoso recuerdo para ti. Ojalá recapacites y no lo vuelvas a repetir.

Abrió el festejo Plata de Oliva, de la Escuela Taurina "Antonio Osuna", que fue presa de los nervios toda su actuación. Poco pudo hacer con su oponente (uno de los más grandes de la tarde) con el capote y después en la muleta no se confió en absoluto hasta el punto que a la hora de matar, tras entrar un par de veces, saliéndose de la suerte, se inhibió, se refugió en el callejón y el animal fue devuelto al corral.

En segundo lugar actuó Yeray González, de la Escuela Taurina Curro Guillén de Utrera, que se enfrentó a otro becerro con cuajo y fuerza. Con el capote lo llevó de las tablas al centro del anillo para rematar con media de mucho sabor. Ya con la muleta estructuró una faena con pases de calidad por ambos pitones. Mató de una estocada, tras tres pinchazos, y se le premió con una oreja.

En tercer lugar intervino Francisco Lupión de la Escuela Municipal Taurina de Almería, un chaval espigado y alto que domina bien el capote y que con la muleta realizó una faena variada y artista, gracias a su cintura de privilegio. Sufrió dos volteretas que no acusó y tras una estocada cortó una oreja.


En cuarto lugar intervino José Luis de la Torre, de la Escuela Taurina Comarcal de Ubrique, que paisanismo aparte, supo conectar con el respetable desde que recibió al becerro con una larga cambiada de rodillas para luego enjaretarle un puñado de verónicas que pusieron la plaza boca abajo. Sencillamente colosal. Comenzó la faena de muleta de hinojos en el centro del ruedo y eso fue el preámbulo de una conexión fluida con el tendido. Sus series con ambas manos fueron coreadas y como el chaval imprime a su toreo variedad y pinturería, el público solicitó con fuerza las dos orejas tras matar de dos estocadas. Justo premio a una labor vistosa y entretenida y al becerro, digno colaborador, se le aplaudió en el arrastre.

El quinto lugar fue para Miguel Ángel Velázquez, de la Escuela Municipal de Tauromaquia de La Algaba, que realizó un aseado recibo con el capote y con la franela estuvo variado con pases de calidad. Culminó su labor con unas ajustadas manoletinas, pero cuando tenía premio en sus manos se aperreó con los aceros y, como compensación, el público le obligó a dar una ovacionada vuelta al ruedo.



FICHA DEL FESTEJO:

Plaza de toros de Ubrique - (Cádiz), V festejo del XXIII Ciclo de Becerristas. Reses de la ganadería de Isabel Sánchez de Alva de buen juego en general. Los dos primeros con más presencia y el resto algo más terciados. Se ovacionaron en el arrastre cuarto y sexto.

  • .- Plata de Oliva, (E.T. Osuna); Palmas.
  • .- Yeray González, (E.T. Utrera); Oreja.
  • .- Francisco Lupión, (E.T. Almería); Oreja.
  • .- José Luis de la Torre, (E.T. Ubrique); Dos orejas.
  • .- Miguel Ángel Velázquez, (E.T. La Algaba); Vuelta al ruedo.
  • .- Antonio Santana, (E.T. Chiclana); Oreja que arrojo al presidente.

PUBLICIDAD


Comentarios

Colaboraciones

Publicidad

Entradas populares