El "intento de secuestro" a Andrés Vázquez

Anécdota Taurina



LUIS MUÑOZ


  

Guarismo del ocho continúa con su sección, "Anécdotas Taurinas", con la colaboración de Luis Muñoz, totalmente altruista, que pretende compartir las historias más taurinas con los aficionados y seguidores de este portal.
Todo ocurrió en Quito ( Ecuador ) el torero Andrés Vázquez llegó al hotel después de terminada la corrida que se había celebrado por la mañana, y tras comer, decide ser fiel a esa costumbre tan española de echarse la siesta. Descansaba el torero cuando alguien llamó a la puerta, por lo que, confiado, decide abrir con la sorpresa que se encuentra a tres encapuchados que le amenazan con pistola en mano, diciendo: no te muevas que es un secuestro y si lo haces te acribillaremos a tiros sin piedad.

El maestro, todo temperamento, reacciona y sin darse ni un respiro se lía a puñetazos con los secuestradores. Fuerte y fibroso, a pesar de superar en aquel entonces los cincuenta años, reparte con el mismo poder que un boxeador, mientras las quejas de los secuestradores se hacen evidentes.

La extrañeza llega cuando los supuestos deciden decirle al viejo torero, en castellano y quitándose los pasamontañas: maestro que somos nosotros y le estamos gastando una broma, y dejando al descubierto su rostro, se trataba de Enrique Ponce, Manuel Caballero y Ricardo Ortiz. Andrés Vázquez con su nervio zamorano, les dijo: habéis tenido suerte, como estoy en pijama no llevaba la navaja cabritera que siempre llevo en el bolsillo. No sé que hubiese ocurrido con vosotros.

PUBLICIDAD





Comentarios

Colaboraciones

Publicidad

Entradas populares