Una tarde de San Isidro sin brillo

Noticia



M.M.H.


  

La tercera tarde de Vistalegre protagonizada por El Juli, Manzanares y Ureña junto a los de Alcurrucén, fue una tarde de San Isidro con una paupérrima entrada y poca emoción en el tendido por el escaso juego de los astados que junto a este, el fallo con los aceros no permitieron los triunfos. El Juli y su tauromaquia mandaron sobre el segundo de su lote. Manzanares logró en su primero la única estocada entera y fulminante del festejo. Ureña no tuvo opciones con su lote para expresar su Tauromaquia.

El Juli paró a “Tamboril” el primero de Alcurrucen con unas verónicas rematadas por una media. Ejecutó un vistoso quite por chicuelinas rematados por una media.  Si probaturas y por el pitón derecho se puso El Juli a torear, el animal tenía buen ritmo y colocaba la cara. Al natural le costaba atender al cite y el diestro tenía que cruzarse, si se sentía podido iba a la defensiva. El Juli tiraba de el con un toque fijador. Volvió sobre el pitón derecho, por donde tenía mejor ritmo. El toro era  noble y obedecía, tomó el estoque y tras su epílogo lucido se perfiló y consiguió hundir el estoque al segundo intento aunque le obligó a descabellar.

Corneta se paró en el capote de Manzanares algo desentendido. Genuflexo en el tercio, sacándolo a los medios, estirándose sobre la mano derecha y rematando con un pase de pecho comenzó Manzanares su faena. El animal no humillaba, pasaba y salía con la cara alta, tenía peligro sordo. El diestro intentó que humillara, bajándole la muleta. Al natural se quedaba corto y no permitía el lucimiento. Volvió sobre el pitón derecho, donde sufrió una voltereta sin consecuencias aparentes. El diestro se mostraba seguro y firme ante el de Alcurrucén. Sin opciones se decidió por la espada y mato de forma fulminante.

"Palillito", al tercero de Alcurrucén lo esperaba Ureña en el tercio, al que pasó por ambos pitones con su capote. Tras brindar a Miguel Abellán, comenzó su faena genuflexo en el tercio, probándole por ambos pitones para seguidamente ponerse a torear al natural y volver a montar la muleta y torear con la derecha. El toro se quedaba corto en recorrido, Ureña le citaba a media distancia, el animal acudía pronto, pero no terminaba de humillar y salía con la cara alta . Al natural con buena colocación le citaba, pero mostraba una embestida irregular. Le tocó firme de uno en uno, tirando de el, pero no le permitía la continuidad. Volvió sobre el pitón derecho y logró una tanda lucida. Pinchó y en un segundo intento enterró en acero, teniendo que recurrir al descabello.

El Juli y "Amoroso" marcaron el ecuador del festejo, el de Alcurrucén salía suelto y abanto, no hubo lucimiento con el capote. En lo medios, algo genuflexo probó el toro para iniciar su faena. El Juli cambió al natural, pero el animal no humillaba y salía rebrincado. Aun así remato una tanda, cerrando con pase de pecho. Volvió a la mano derecha y lo toreó en redondo, imponiéndose y mandando sobre el astado. Al natural nuevamente tiraba de él, dejándole la muleta puesta. Lo llevaba lejos, donde mostraba mayor recorrido. Retornó al pitón derecho, ya podido consiguió lucirse pasándoselo muy cerca, adornándose con cambio de mano y otros recursos de su Tauromaquia. Tomó el estoque y pinchó en un primer intento para después dejar un pinchazo hondo que le obligó a descabellar en varias ocasiones.

“Rondeño” se emplazó para después frenarse en el capote de Manzanares. Con la mano derecha, bajándole la muleta comenzó Manzanares su faena. Le citaba a media distancia para ligar muletazos en redondo, rematados con pase de pecho, logrando una meritoria tanda. Al natural al animal le costaba, se metía por dentro y se frenaba, volvió al pitón derecho y le llevó ligado ya no humillaba. Le dejó respirar, pero salía con la cara alta y buscaba, iba perdiendo ritmo, lo que llevó a Manzanares a buscar el estoque perfilarse y pinchar en dos ocasiones hasta enterrar el estoque al tercer intento.

"Cumbrero" cerraba el festejo, se emplazó y puso poco interés en el capote de Ureña. En el tercio y sacándolo a los medios, probándolo comenzó su faena Ureña con la mano derecha, intentaba llevarlo largo pero el animal no tenía interés en la muleta del diestro, no permitía la continuidad. Le cambió de terrenos, pero seguía distraído. Ureña se mostraba impecable en colocación y disposición y uno a uno intentaba lidiar lo imposible. Al natural más de lo mismo, imposible lucirse y ligar tanda, claramente se rajó, no tubo mas opción que ir a por la espada, colocarlo en suerte logrando media estocada de buena colocación.

Vistalegre. Sábado 15. Toros de Alcurrucén para El Juli, ovación y ovación, Manzanares, petición de oreja  y  ovación,  Paco Ureña, ovación tras aviso y aplausos.


PUBLICIDAD



Comentarios

Colaboraciones

Publicidad

Entradas populares