La terna se reparte diez orejas en Cifuentes

Noticia



RICARDO BEDIA


  

En jornada marcada por la adversidad climatológica, que incluso hizo pensar a los aficionados que el festejo se iba a suspender. Se jugaron 6 astados de la ganadería de Arauz de Robles de juego interesante y variado por los diestros Javier Sánchez Vara, Andrés Palacios y Miguel Tendero.

El primero de la tarde. Ovacionado de salida, apareció en el ruedo distraído, Sánchez Vara iba encelando la embestida del toro bajando los engaños. El toro manifestó que tenía fuerza y había que poderle. En el tercio de varas empujó abajo con celo y bravura. Fue el propio matador el encargado de protagonizar el tercio de banderillas, un tercio que se pudo definir como de ‘marca de la casa’, mezclando torería y elegancia. En la faena de muleta empezó sacando el toro a los medios. En el toreo en redondo, el astado tomó los engaños con clase y humillando. La faena bajó de nivel con el toreo al natural, ya que el toro tardea en sus embestidas, así que volvió con la mano derecha. Para rematar, le propinó dos series de cercanías que acabaron con dos trincherazos. Culmina con dos manoletinas muy toreras y el de pecho. Mató de estocada entera.

El segundo de la tarde salió derrotando en los burladeros. Andrés Palacios se dobló muy toreramente con el toro en el tercio, bajando el capote. En varas, el de Arauz empujaba abajo y fijo. Brindó el toro al público. Empezó la faena de muleta estirándose con el toro para medir sus fuerzas. El animal manifestaba su estado acabando cada pase con un hachazo producto de su debilidad, transmitiendo peligro además de haber desarrollado una embestida un tanto incierta. No vio ninguna posibilidad de lucimiento, así que cerró con un macheteo muy torero. La espada entró al segundo intento, sin embargo, el animal dobló tras cuatro puntillazos.

El saludo capotero de Miguel Tendero resultó muy vistoso. El toro evidenció que no iba muy sobrado de fuerzas. Brindó la muerte del toro al público. Sacó al animal a los medios con muletazos a media altura, volviendo a evidenciar su poca fuerza. El astado se rajó, se quería ir de la pelea buscando las tablas. En dos ocasiones el matador lo pudo retener, pero al final el toro se fue donde quería estar. El torero le recetó unas series de toreo de cercanías allí donde el toro había elegido para que la faena siguiera. Entró a matar con el animal pegado a tablas. Matando de un pinchazo y estocada entera.

El cuarto de la tarde fue saludado por Sánchez Vara con dos largas cambiadas. Posteriormente, sacó al toro a los medios con verónicas de bella factura rematadas con una media. El tercio de banderillas destacó por la variedad. El comienzo de rodillas no hizo que el público se enfriara. Pases recetados a media altura para no quebrantar al toro, puesto que este embestía con clase, pero sin estar sobrado de fuerzas. El toreo al natural no fue tan lucido, tardeaba a la hora de embestir y cada pase acababa con la cabeza por las nubes. El toro iba acortando distancias. La suerte suprema la ejecutó con una estocada hasta los gavilanes cayendo el toro fulminado.

El quinto toro salió con pies y distraído. El saludo capotero de Andrés Palacios consistió en cuatro verónicas y una media que tomó humillando. Entró al caballo con un galope codicioso y alegre. Se le propinó una serie de pases de tanteo para salirse con el toro a los medios. El astado enseguida se sintió podido y se fue a tablas. La faena se tuvo que desarrollar en las tablas dando dos series con la izquierda llenas de clase y torería siendo aplaudidas por el público. Estocada muy tendida con la que el toro tardó un poco en doblar.

El último de la tarde, un colorao, puso a Miguel Tendero en apuros en el saludo capotero. En varas el toro galopaba alegre al acudir al caballo, metiendo bien la cara, pero sin empujar durmiéndose en el peto. La intensidad era alta en los primeros pases con la mano derecha. El animal acudía codicioso a los cites. Se le realizó un toreo de mano baja con cadencia y temple. Con la mano izquierda la embestida no era tan franca. Las series de cercanías con la mano derecha fueron colofón de la faena. El animal terminó doblando a golpe de cruceta.

Plaza de toros de Cifuentes. Toros de Arauz de Robles para Sánchez Vara, dos orejas y dos orejas; Andrés Palacios, oreja y dos orejas; Miguel Tendero, dos orejas y oreja.

PUBLICIDAD


Comentarios

Colaboraciones

Publicidad

Entradas populares