El presidente pidió el máximo trofeo para Rafael Ortega

Anécdota Taurina





LUIS MUÑOZ


  

Guarismo del ocho continúa con su sección, "Anécdotas Taurinas", con la colaboración de Luis Muñoz, totalmente altruista, que pretende compartir las historias más taurinas con los aficionados y seguidores de este portal.

Los aficionados de toda España reconocieron que no había un torero que entrara a matar como lo hacía el torero de La Isla.

En cierta ocasión en la plaza de toros de Las Ventas de Madrid, un grupo de aficionados le lanzaron a Rafael Ortega una carta gigante con el As de Espadas, firmada por más de doscientas personalidades del mundo del toro, entre ellas, toreros, que reconocían su liderazgo como estoqueador.

En La Real Maestranza de Caballería de Sevilla, ocurrió una anécdota jamas vista en la historia del toreo. Fue tal el éxito que Rafael Ortega obtuvo con un toro de la legendaria ganadería de Miura, que después de torearlo a gusto, lo cuadró en los medios, le adelantó la franela a las pezuñas, le hizo la cruz y el toro rodó sin puntilla con la espada en el hoyo de las agujas. La Maestranza era un delirio. Pedían el rabo. Rafael miraba al palco por ver si se concedía y resultó que el mismo Presidente estaba agitando el pañuelo pidiendo se concediera el máximo trofeo. A ningún torero le ha ocurrido tal cosa en la historia de la Tauromaquia.

FOTO: COLECCIÓN LUIS MUÑOZ

PUBLICIDAD



Comentarios

Colaboraciones

Publicidad

Entradas populares