Enrique Chapurra: "El tiempo bien utilizado nunca es perdido"

Entrevista


AITOR VIAN 


  

Enrique Martínez Chapurra, matador de toros, espera ansioso el momento de torear. En la pasada temporada le pudimos ver como sobresaliente en algunos festejos de la Gira de Recostrucción. Es un diestro experimentado, que a pesar de su edad mantiene la ilusión intacta, como el primer día. Sigue esperando el momento de que llegue esa oportunidad soñada, algo que demanda con cada quite que ejecuta como sobresaliente.

¿Quién es Chapurra?

Chapurra es un torero enamorado de su profesión, del toreo, y de todo lo que tiene que ver con el toro al que ama desde niño. Artísticamente, soy un torero que intenta torear bien, que no es nada fácil. Me fijo mucho en los toreros antiguos que torearon muy puro. Chapurra es un loco muy cuerdo, muy romántico y un bohemio del toreo.

¿Cómo has pasado este 2020, tan atípico?

Como todos sabemos tanto para los profesionales del toro como para los aficionados este año pasado ha sido el año más duro de la historia del toreo. Y debido a la pandemia todo se ha paralizado, sobre todo el sector taurino. Ha sido un verdadero jarro de agua fría para todos. Jamás nadie podría imaginar que una cosa de estas podría suceder. La única realidad es que ha sido un año horrible.


¿En qué momento te encuentras?

Siempre que se nos pregunta a los toreros por eso se suele decir que en el mejor momento de nuestra carrera, yo creo que es un tópico, aunque en realidad creo que me encuentro bien. Sobre todo muy tranquilo y feliz con todo lo que hago, a pesar de que la situación en la que me encuentro es complicada, y si a ello le sumamos la situación atípica que tenemos por la pandemia, las cosas se complican más si cabe. Creo que ahora toreo mejor y con más pureza, o por lo menos así lo he notado en los últimos tentaderos.


¿Qué ha aportado la veteranía a tu toreo?

Pues la veteranía y los años te aportan mucho, lógicamente. Si tienes mucha afición y te gusta indagar en el toreo el aporte es mayor. A mí desde luego, me ha aportado más poso y más profundidad. El tiempo bien utilizado nunca es perdido.



¿Crees que hoy en día la gente piensa que por ser sobresaliente dejas de ser torero?

Hoy en día la figura del sobresaliente está más valorada que hace años, porque la gente nos va conociendo más. La gente sabe que los sobresalientes tenemos mucha afición y que nos preparamos intensamente para torear. Ir de sobresaliente es un trampolín, o al menos, para mí lo es, cada quite que hago me ayuda mucho. Siempre se es torero, independientemente, de cómo te anuncien en el cartel, aunque evidentemente lo que uno quiere es torear dentro de una terna.


Si te ofrecen una corrida de toros en cualquier plaza, ¿dejarías de lado el ser sobresaliente para matarla?

Claro, eso es indudable, además es lo que espero y aspiro. Algo me tendrá que llegar y será bueno. Mi camino a seguir siempre es el esfuerzo y el sacrificio para conseguir unos objetivos. Porque la recompensa llega, más tarde o más temprano, pero llega.


¿Qué se siente al ser sobresaliente y saber que cualquier tarde puede ser la tuya?

Pues cuando vas de sobresaliente la responsabilidad es muy grande, porque te puedes quedar tú solo con una corrida y eso sin torear tanto como torean las figuras. Eso es una papeleta muy grande que hay que resolver lo más dignamente posible, y sobre todo triunfando, por eso digo que la preparación ha de ser muy intensa, nunca sabes cuando te puede llegar el momento.


¿Cómo te sientes en los momentos previos de una corrida de toros?

Pues la verdad que hay días que yendo de sobresaliente he pasado más miedo que muchas de matador. Hay días en los que las corridas salen malas y el matador anunciado no lo está pasando muy bien, en esos momentos se pasa miedo de verdad. Si estás concienciado con tu profesión tienes que pasar miedo y mucha responsabilidad.

¿De dónde viene el apellido de Chapurra?

Bueno como muchas veces he contado el nombre de Chapurra viene de mi familia, en la que hubo algún que otro torero. Mi padre y uno de mis tíos quisieron ser toreros también. De hecho mi padre estuvo con Luis Miguel Dominguín, quien le puso el apodo de Chapurra, aunque mi padre empezó a torear bajo el nombre de Morenito de Andújar, entonces el maestro le dijo a mi padre que había muchos toreros bajo el apodo de Morenito, y le preguntó si en su pueblo tenía algún apodo, a lo que mi padre le contestó que Chapurra y así empezó la historia de mi apodo.


¿Hay menosprecio en la profesión de sobresaliente?


No concretamente, en todas las escalas de la profesión de torero cuando no tienes fuerza y sin ser figura todo es muy complicado, por eso quiere uno funcionar y ser figura del toreo, para que ese tipo de cosas cambien. Pero he de decir que yo me siento muy querido y respetado por todos y cada uno de los compañeros.

Comentarios

Colaboraciones

Publicidad

Entradas populares