El destino de Granero estaba escrito: "Pocapena"

 Anécdotas Taurinas

LUIS MUÑOZ 


  

Guarismo del ocho continúa con su sección, "Anécdotas Taurinas", con la colaboración de Luis Muñoz, totalmente altruista, que pretende compartir las historias más taurinas con los aficionados y seguidores de este portal.
       
Se sabía que Manolo Granero actuó el día 18 de agosto del año 1921 en Ciudad Real, torearon con él Ignacio Sánchez Mejías, Chicuelo y Emilio Méndez. El ganado fue de Villamarta y el torero valenciano cortó una oreja.
 
Al día siguiente, 19 de agosto, Granero estaba contratado de nuevo en el mismo coso, pero hubo una gran alteración de orden público después del sorteo de los toros para esa tarde, debido a que el día anterior no habían cobrado los toreros y se negaron a torear suspendiéndose la corrida.
 
En los corrales había preparado un encierro de la ganadería de Veragua. Son grandes casualidades que se dan en la vida, uno de los toros que había en los corrales y que le había tocado en sorteo al torero de Valencia era un toro llamado "Pocapena". Estaba escrito que tarde o temprano se tenían que encontrar toro y torero.
 
Tuvo que ser ocho meses y diecinueve días después, el 7 de mayo de 1922, fecha que quedó grabada en los anales de la historia del toreo, cuando a Granero le tocara en suerte para ser lidiado en Madrid aquel toro llamado "Pocapena" de Veragua.
 
Granero caía muerto en la plaza de toros de la Carretera de Aragón de Madrid, víctima de una terrible cornada propinada por aquel toro. La fatalidad troncó la fulgurante carrera de uno de los diestros más importantes que había dado la historia, el diestro valenciano que a toda la afición gustaba como sustituto del gran Joselito "El Gallo".

FOTO: COLECCIÓN LUIS MUÑOZ

PUBLICIDAD



Comentarios

Colaboraciones

Publicidad

Entradas populares