Asociación de Ganaderías de Lidia: "Esto no es el cuento de Caperucita roja y el lobo feroz, esta es la realidad"

Noticia



GUARISMO DEL OCHO - AGL 


  

Esto que os vamos a contar no es el cuento de “Caperucita roja y el lobo feroz”, esta es la realidad que el mundo no quiere ver, la que hiere la sensibilidad de ese mundo cada vez más frágil y más de mentira, la que soportan día a día nuestros ganaderos viendo como sus reses son sometidas a los continuos ataques despiadados de un depredador al que no se le considera peligroso, ni especie cinegética. El lobo campa a sus anchas haciendo lo que sabe hacer, atacar al débil, siempre en manada, y lo hace para comer; la culpa realmente no es de él, es del que se sienta en un despacho sin querer saber ni conocer absolutamente nada del comportamiento natural del ecosistema, pero dejen de taparse los ojos a esta realidad que dista mucho de la que leyeron en los cuentos; actúen, hagan algo, porque las pérdidas económicas y genéticas de los ganaderos son diarias. El drama, la desesperación, el desamparo, es continuo; es duro ver cómo el trabajo diario se hace cuesta arriba, cómo la espera de los 9 meses de gestación de la vaca nodriza tienen este triste y rápido final.

Hoy le tocó a Familia González, propietarios de la ganadería de “Los Lastrones” de Cebreros (Ávila), primero cayó la becerra recién nacida, días después la madre, plagada de heridas en su cuerpo por defender a su cría, que no ha podido sobrevivir a esas lesiones y también ha causado baja en la explotación. Dani, al frente de la ganadería, nos contaba su testimonio desolado “Así estamos semana tras semana. ¡Una pérdida genética y económica insoportable! Ser ganadero para que venga el lobo y en una noche acabe con tus ilusiones de 9 meses y de toda una vida ¡esto es inaguantable! La vaca estaba destrozada de la paliza que le han pegado, toda la noche bregando con ellos, echaba sangre por la boca y en las heces, estaba reventada por dentro y finalmente ha muerto esta noche, aparte de la heridas que le han causado por el cuerpo ¡no puedo más!”.

Nosotros como Asociación tratamos de velar y luchar por los intereses de nuestros ganaderos, pero en esta guerra necesitamos de todos, y sobre todo, que nos escuchen las Administraciones Públicas y que nos ayuden a parar esta sangría.

Comentarios

Colaboraciones

Publicidad

Entradas populares