Un metro y treinta y cinco centímetros

Anécdotas Taurinas


LUIS MUÑOZ 


  

Guarismo del ocho abre una nueva sección, "Anécdotas Taurinas", con la colaboración de Luis Muñoz, totalmente altruista, que pretende compartir las historias más taurinas con los aficionados y seguidores de este portal.

Esto es lo que le sucedió a Roberto Domínguez, cuando solo se las entendía con las corridas más duras. Se anunciaba Roberto en Pamplona en la corrida de Miura, al regreso de un paréntesis para amueblar su cabeza. 

Al finalizar el sorteo, en la intimidad de la habitación del hotel, su apoderado Manolo Lozano le comunicó que le había tocado un toro "con cara" pero muy bonito. El toro se llamaba "Ojeroso" y pasó a la historia de la plaza porque sus pitones tenían una envergadura de pitón a pitón, de metro y treinta y cinco centímetros. Se tuvo que improvisar una jaula especial en el camión de transporte, puesto que no cabía en una jaula de tamaño normal. 

No obstante, Roberto Domínguez, a pesar de que quedara impresionado cuando vio salir al toro por la puerta de toriles y mirar a su apoderado con cara de pocos amigos, triunfó con "Ojeroso" y salió lanzado de Pamplona.



















FOTO: COLECCIÓN LUIS MUÑOZ

Comentarios

Colaboraciones

Publicidad

Entradas populares