Uno de Montalvo para cuatro delicadas faenas

Crónica



PATRICIA PRUDENCIO MUÑOZ


  

Luque y Fortes demostraron valor y mucha torería, cada uno muy dentro de lo que es su Tauromaquia. Sin embargo, los de Montalvo dieron pocas opciones, manseando, soseando y casi sin opciones para la tela. El peor lote de la tarde se lo llevó Daniel Luque, con dos toros mansos a los que tuvo que terminar toreando en tablas. Quizá es necesario destacar su segunda faena frente al tercero, en la que se expresó con poder. Fortes, por su parte, recibió una de cal y otra de arena, con el primero de su lote citó recogió, envolvió y obligó a repetir, ligando naturales con garbo y movilidad. Con el último de la tarde, tuvo mucho riesgo, el animal huía de la faena, andando hacia atrás y avisándole hasta en dos ocasiones por el pitón derecho. Uno de Montalvo para cuatro delicadas faenas, pues en la tarde solo el segundo del festejo demostró las condiciones más propicias.

"Telégrafo" abría la tarde en Estepona que se frenaba en las manos de Daniel Luque, estirándose a la verónica hasta sacarlo a los medios. Empezó genuflexo en el tercio, tanteándolo por ambos pitones, sacándolo y templándolo. Al animal había que llevarlo muy metido, jugando con la querencia, pues era un toro que marcaba sus terrenos. Con el desmayo y cadencia que tanto caracteriza a Luque, lo obligó en paralelo, en un tira y afloja continuado, dejándole pasar con sosería. Quería embestir con todo el cuerpo, pero hacia a medio motor. Se la dejaba puesta y tiraba, pero rematando los últimos compases en las tablas, donde se dejaba llevar. Metió la mano al segundo intento, con acierto.

Saúl Jiménez Fortes recibió en la tela a "Laborioso", no le dejó correr y le enceló. Apretaba hacia los adentros, pero metía y colocaba la cara con buenas maneras, permitiendo el lucimiento del diestro. Lo inició por abajo en la faena, sacándolo a buen ritmo, al tiempo que lo probaba por ambos pitones. Le quiso dar el pecho, apostando por la verdad y el pitón derecho, toreando en redondo, enroscado en una primera serie determinante, sosteniéndole sin que se cayera. Lo citaba delante, lo recogía con los vuelos, lo envolvía, lo obligaba a repetir dejándoselos en la cara. Por el izquierdo se quedaba más corto y levantaba la cara. Culminó acostando el sitio. La espada quedó ligeramente caída, pero muy efectiva.

Marcaba el ecuador el festejo, "Retoño", al que Luque recibió en la tela, pegando a tablas. Recibió a un toro suelto y vacío que buscaba y reservaba su embestida, con una salida dudosa. Lo tanteó genuflexo, saliendo el astado desinteresado de la tela. Lo llevó con mucho temple y mucha suavidad, invirtiendo las condiciones que el animal había mostrado, terminó derrochando sosería, escaseando en clase. La embestida descompuesta, con unos cuartos traseros que llevaban su propio compás. Cuando tocaba la tela, se volvía más agresivo, si se le llevaba la contraria el animal, sin humillación, respondía desmedidamente. Terminó acudiendo a tablas, obligando a Luque a lucirse por luquesinas, sin cesar en su empeño, en los terrenos que este marcaba. La estocada rozó la perfección pero no agarró lo suficiente, recurriendo al descabello.

"Hacendoso" cerraba la tarde en la tela de Jiménez Fortes, un animal que se quedaba justo, apretando al diestro. Lo probó levemente, sin excederse, probando una embestida mermada. Se quedaba corto, le costaba atender al cite, prácticamente no obedecía y cuando lo había embestía a dos ritmos. El astado andaba hacia atrás, teniendo que ir Fortes a por él. Le obligó a embestir, mostrando su poder y determinación frente al astado, se expuso desmedidamente, pues el animal se quedaba en la mitad del natural con derrotes secos, dejando que los pitones viajaran por su pecho, le avisó hasta en dos ocasiones por el pitón derecho. Metió la mano con mucho mérito, pero mató en descabello, en un único golpe de verduguillo.

Estepona. Toros de Montalvo para Daniel Luque, ovación y oreja; Fortes, oreja y oreja.

Comentarios

Colaboraciones

Publicidad

Entradas populares