El Último Toque, bastión de la Tauromaquia

Artículo



PATRICIA PRUDENCIO MUÑOZ


  

Villarejo de Salvanés recupera la Tauromaquia en este atípico 2020. Una Temporada que para el municipio situado al sureste de la Comunidad de Madrid ha pasado en blanco. Sin embargo, Estrella Prudencio, propietaria de El Último Toque, ha querido, en estos últimos meses de la temporada, embarcarse en una nueva ilusión con la apertura de su nueva tienda en la calle  Mayor 1 de Villarejo de Salvanés.

Dos burladeros presiden la tienda, un acto de valentía y reivindicación en una época convulsa y de discriminación hacia la fiesta. Para Estrella la Tauromaquia significa marca España y raíces, algo que ha plasmado a la perfección en El Último Toque. Retomando la idea de los burladeros, era algo a lo que nuestra protagonista le llevaba dando vueltas algún tiempo, así que esperó hasta encontrar palets en buen estado y poder fabricarlo ellos mismos. Asegura que es la joya de la tienda. Otro de los elementos taurinos es la pintura de la silueta de un matador de toros en los probadores, una sutil figura que aporta un interesante broche taurino.

Se venden looks muy variados y varias marcas de moda masculina. Aunque los productos que más se venden son los de La Garrocha. Estrella conoce a la afición taurina de Villarejo de Salvanés, sabe que es un municipio que arrastra una amplia tradición. Además, explica que Villarejo se lo merece. Muchos vecinos se sorprenden por esta apuesta que considera tan española y taurina. 

El Último Toque es un firme bastión de la Tauromaquia, dada la fortaleza y seguridad con la que defiende al sector. De esta manera, Villarejo recupera una esencia que muchos habían olvidado, ocultándola en el día a día, en el miedo. Había quedado en el olvido, lo que años atrás significó la fiesta, de la mano de Gregorio Sánchez, en Villarejo de Salvanés. 

Cada persona es única, por ello su propietaria lleva por máxima la atención personalizada. Hace que sea un espacio acogedor, como si estuvieras en casa y es que la decoración incorpora elementos muy tradicionales para los vecinos de la localidad madrileña. En el centro de la tienda descansa una alfombra de esparto, una mesa de antigüedad considerable y un yugo que tiraba de las mulas de la abuela de Estrella. A esto último, hay que añadir fotografías taurinas de los vecinos, una silla de montar y dos cabezadas, la tienda es prácticamente una galería de arte y recuerdos. 




Comentarios

Colaboraciones

Publicidad

Entradas populares