David de Miranda sintió el toreo en Niebla

 Crónica



M.M.H. 


  

Niebla fue el escenario para el festejo compuesto por Curro Diaz, Manuel Escribano y David de Miranda que se midieron a los astados de Fermín Bohórquez. David de Miranda sintió el toreo y lo hizo sentir en le tendido con su toreo a pies juntos y verdad, desorejando a cada uno de sus toros. Manuel Escribano tuvo que matar  a su primer toro, que se lastimó a pesar de ser devuelto. Protagonizó, como es su costumbre, los tercios de banderillas con lucimiento en ambos toros y toreó con despaciosidad y cercanía. Cortó dos orejas a su primer toro tras una estocada perfecta y fulminante y una a su segundo. Curro Diaz toreó con profundidad a su primer toro, pero perdió el trofeo con la espada, igual le paso con su segundo al que domeñó con su técnica impecable, pero no obtuvo trofeo por su falta de tino con el acero. Los de Bohórquez mostraron una acusada falta de fuerza.

Curro Diaz recibió al primero de Fermín Bohórquez, "Costelero", frío, despistado y con falta de entrega, con una labor de brega pasándolo por ambos pitones. Genuflexo junto a las tablas y con la mano derecha comenzó Curro su faena. Al toro le costaba, le daba media distancia y media altura, le administraba los pases de uno en uno con firmeza. Al natural tiraba del astado, le llevó en largo y despacio, consiguiendo pases profundos por bajo, obligándolo. Lo pulseaba y lo llevaba con la yema de los dedos. Por este pitón tenía mas calidad. Se perfiló y pinchó en dos ocasiones hasta conseguir una estocada entera tendida. Aplausos.

De  rodillas con una larga cambiada recibió Manuel Escribano a Atractivo, un toro que se lastimó y se descoordinó en un lance. Se pidió su cambio, pero el animal  se emplazó y no había manera de encerrarlo. Manuel pidió que entrara el picador y le diera un puyazo para  poder matarlo y terminar con el largo encierro del segundo de la tarde. Le macheteó por la cara,  se perfiló y le mató.

Manuel Escribano tras matar al toro devuelto prefirió correr turno y recibió a  "Sustancioso"  con dos largas cambiadas de rodillas para seguir toreándole a la verónica, ganándole terreno al toro muy despacio, cerrando con una media. Le llevó galleándole, abrochando con  una rebolera al caballo. Protagonizó el tercio de banderillas cerrando con un par al quiebro al violín. Tras brindar al público comenzó por ayudados para seguir con la izquierda sacándole a los medios, decidió seguir por el pitón izquierdo tras una breve prueba que le mostró que el derecho no era el pitón. El animal tenía la fuerza medida, lo que le llevaba a llevar la muleta a media altura. Tomó la mulera con la derecha e intentó lucirse con molinetes, bajándole la mano toreando muy cerquita y muy despacito. El animal no tenía medio pase, le terminaría avisando hasta en dos ocasiones. No había lucimiento. Le cuadró y le propinó una gran estocada,  fulminante.  Dos orejas.

David de Miranda recibió a "Corralero" con un saludo capotero a la verónica. Por ayudados, a pies juntos, comenzó su faena con la mano derecha. Siguió toreando con mucha elegancia y torería, con quietud le llevaba  muy despacio sin exigirle, le daba tiempo y sitio. Cambió a la mano izquierda, dándole media distancia. El animal se iba apagando, así que recurrió al uno en uno. David insistía con muletazos por bajo, muy toreros. Volvió a la mano derecha y siguió toreando a media altura, con pases cambiados, aguantándole mucho cerrando con pase de pecho. Culminó con unas manoletinas  muy ajustadas,  abrochando  con el de pecho. Lo colocó en suertes y logró una estocada entera que le llevó al descabello. Dos orejas

A la verónica recibió Curro Diaz a "Agradecido" que mostraba violencia en su embestida . Con la mano derecha, genuflexo y sacándole de la zona de querencia, comenzó Curro su faena, llevándolo a media altura. Rectilíneo y con media distancia tiraba del de Bohórquez, y con buen sitio y disposición le sacaba los pases. De uno en uno, despacio y con técnica ha domeñado al toro. Al natural siguió con la media altura, sin toque, con suavidad tiraba de el con los vuelos. Le daba tiempo para volver llevándole en largo y adornándose con muletazos por bajo muy toreros. El animal mostraba su entrega, Curro se veía cómodo toreando con gusto cruzándose  y sacándole muletazos de calidad.  Cerró con ayudados por alto y se perfiló pinchando arriba en tres ocasiones hasta conseguir una estocada entera a la cuarta. Ovación

También a la verónica dándole sitio y abrochando con una media de rodilla recibió Escribano a "Tortolito", el sobrero. El tercio de banderillas lo protagonizó  el matador luciéndose con ellas, sentado en el estribo citó al animal  colocando un cuarto par al quiebro. En los medios y con el pase del péndulo   abrochando  con el de pecho comenzó su faena para seguir toreando con la mano derecha en redondo. Cambió al natural, dándole media distancia y adornándose con molinete le llevó en largo, bajándole la mano  muy despacito. El animal se iba agotando, le daba tiempo, le toreaba con templanza, cambió la muleta por la espalda  y volvió a la mano izquierda sacándole los pases de uno en uno despacio y con suavidad. Cerró por manoletinas y abaniqueo en la cara del toro, se cuadró y hundió el estoque algo contrario que  le llevó al descabello. Oreja

"Sacudido" cerraba el festejo bailando a la verónica, culminando con una media en el capote de David de Miranda. Realizó un quite muy ajustado con mucho aguante por tafalleras. Con la muleta en la mano derecha, en las tablas, genuflexo, le sacó a los medios. Había que llevarle despacio, sabía que tenía toro y que no le sobraban las fuerzas. Le dio tiempo, atemperándole, intentando darle ritmo a la faena. Le cambio de terrenos con media distancia siguió tirando del uno en uno de frente, dándole el pecho afianzado en la arena. Al natural con los pies juntos de frente le citaba para tirar de el, mostraba más recorrido por este pitón, le toreaba de uno en uno con buena colocación, le aguantaba con torería. Volvió a la mano derecha, David insistía en el uno a uno, a pies juntos y dándole el pecho. Cerró al natural y a pies juntos con torería y aguante con muletazos clásicos y elegantes. Ejecutó una estocada certera. Dos orejas.

Comentarios

Colaboraciones

Publicidad

Entradas populares