No era todo lo que se esperaba

 Crónica



PATRICIA PRUDENCIO MUÑOZ


  
No era todo lo que se esperaba, fue una tarde en la que los de Miura derrocharon sosería, con ligeros matices en el ecuador del festejo. Sin embargo, no falto la disposición y buenas maneras de la terna, una terna compuesta por Miguel Tendero, Calita y Gómez del Pilar. Había mucha expectación en torno a los diestros y a los de Miura. Tendero se pudo expresar con  el segundo de su lote, toreando despacio, de buen gusto. Le dio el pecho y lo llevó muy de verdad, jugando en sus terrenos y provocando su embestida. Calita quiso torear en el quinto, pero no pudo, este no se dejaba. Demostró una gran disposición ante "Zorrero", que a pesar de que colocara la cara, no terminaba de humillar. Desarrolló una faena muy medida, en la que natural a natural debía configurar las tandas. Gómez del Pilar no tuvo fortuna y sin opciones, lo intentó con el tercero, que con firmeza y mucha seguridad supo ligar los muletazos, conduciendo su costosa embestida a media altura.

"Chirrino" y Miguel Tendero rompían plaza. El diestro lo abrió, lidiándole, enseñándole por abajo, pero muy parado. Inició la faena pegado a tablas. genuflexo, sacándole con ritmo, aprovechando su movilidad, hasta los medios. Le medía y esperaba, perdiéndole pasos y llevándole en largo, siempre con la amplitud de la muleta. Un tanto parado, aunque muy atento a los despistes de Tendero. El diestro comenzó abrirle mucho más el natural, casi terminando de pasarle ante la falta de recorrido del de Miura. Este buscaba y sacaba algunos de las condiciones más características de la ganadería.  Estuvo digno y con mucha torería, aprovechando recursos y técnica.

A "Alcoholero" lo frenó Calita en una puramente labor de brega. Seguía quedándose corto en la franela del mexicano, lo tanteó al tiempo que lo trataba de sacar del tercio. No le bajó la mano en exceso, así trató de no llevarle la contraria, a pesar de la fijeza que el de Miura mostraba en la muleta. A media altura y siempre muy suave para evitar que este afeara la embestida y soltara derrotes secos al final del muletazo. Macheteando por abajo no llegó a romper la faena ni a cuajarlo en los vuelos, le buscaba. Ante la imposibilidad, decidió acudir a por la espada y ejecutar la suerte suprema, quedando la espada contraria.

"Aldeano" le tocó en suerte a Gómez del Pilar, quien lo recibió con una larga cambiada de rodillas, para después encelarle en el capote. Los primero compases de faena fueron de tanteo, ralentizando la embestida y empezando a darle forma. Ligó las tandas, llevándole a media altura, hasta el final, aprovechando el recorrido que el de Miura aportaba. Es cierto, que el astado, soltaba ligeramente la cara en la salida del natural, buscando. Gómez del Pilar, muy de verdad y con mucha seguridad, enganchaba la embestida con un cite delantero, para después guiarle con los vuelos y sacarle, mostrando la salida. Por el izquierdo, el animal era mucho más incómodo y retomó la derecha, dándole tiempo. Marcaba sus terrenos y sin llevarle la contraria ejecutó una buena faena, con una embestida sosa y en ocasiones abrupta. Falló con la espada, tirando por tierra su labor.

"Amargoso", que marcaba el ecuador del festejo, fue aplaudido de salida. Un toro con garbo al que Tendero toreó en su capote, jugando con sus brazos y sacándole a lo medios, con gusto y despaciosidad. Miguel Tendero inició el último tercio agarrado a tablas, para después avanzar con el animal hasta pasar el tercio. El animal se quedaba parado y el diestro tiró de el buscando los terrenos. Sobre la mano izquierda empezó a torear, con mucho sitio y tiempo. Lo sometió por abajo, abriendo y bajando la mano, metiéndose en su terreno y acortando las distancias, toreando con la franela muy plana, muy de verdad, dándole el pecho y ligando los naturales, enroscándose con el animal. Encontró el compás, de nuevo templándole. Se iban agotando sus fuerzas y en los últimos compases, la continuidad de las tandas reducía el número de naturales, que ya poco tragaba, porque se paraba y no pasaba. Puso el broche final con la espada.

Calita frenó en su capote a "Zorrero", que salía suelto y con la cara alta, con una embestida sosa y la fuerza justa. Lo tanteó por ambos pitones y lo tomó con la mano derecha, con la muleta delantera y dejándole pasar sin transmisión. El animal llevaba la cara a media altura, pero la colocaba, aunque quedándose corto. Calita recurrió a un buen toque fijador y de voz que lo llevaba metido. Le perdía pasos y retomaba, ante el recorrido cada vez más mermado del de Miura. Atendía a la buena intención y disposición de Calita, esta vez el diestro que quería quererlo querer, pero el animal no se dejó, este no terminó de romper y en el avance de la faena perdía interés. Buscó la movilidad y continuidad, pero no apareció. Falló con la espada.

"Ahumadito" y Gómez del Pilar cerraban la tarde con un saludo capotero muy bien llevado, breve pero con mucho juego. Lo recibía en la faena con mimo, sin muchas opciones, los muletazos se contaban a cuentagotas. Se quedaba corto, muy pegajoso, soltando la cara, sin dejarse llevar. Gómez del Pilar se pudo muy de verdad sobre el derecho, pero sin terminar de romper en la faena. Lo dejaba pasar pero sin una embestida clara ni limpia. No pudo expresar su Tauromaquia frente al sexto. Metió la mano con aseo.
 
Almoguera. Toros de Miura para Miguel Tendero, silencio y oreja; Calita, aplausos en ambos; Gómez del Pilar, ovación y silencio.

FOTO: @GUADALAJARAFM

Comentarios

Colaboraciones

Publicidad

Entradas populares