Sí, hay futuro

 Apuntes


PATRICIA PRUDENCIO MUÑOZ 


  

Salvador Herrero es uno de los más claros ejemplos de que la Tauromaquia tiene futuro. Él pertenece a la dinastía de los Herrero, nieto del picador que llevó su mismo nombre, en su momento estuvo entre las líneas de Julián López "El Juli". A partir del próximo año pertenecerá a la Escuela Taurina de Salamanca, pero hasta el momento no para de entrenar y de aprender en el campo. Los pasados viernes 11 y sábado 12 de septiembre disfrutó de dos intensas jornadas de preparación en las ganaderías de Carreros de Fuenterroble y Sánchez de Valverde. El futuro de la fiesta necesita dibujar su camino y matizarlo poco a poco hasta encontrar la meta y seguir madurando como profesionales.







Comentarios

Colaboraciones

Publicidad

Entradas populares