González-Écija y José Cabrera, dos orejas en Antequera

Crónica


A.P.C.


  

Antequera celebró una novillada variada en la que se cortaron un total de cinco orejas. La terna firmó una auténtica declaración de intenciones con el objetivo de pasar a la final del próximo 4 de octubre. Arriesgaron y se dejaron llevar por el toreo lento y por abajo, aunque en la variedad de los de Domínguez Camacho, no todos se dejaron. 

José Cabrera recibió  a "Valdecastillo" a porta gayola, se estiró a la verónica y siguió por chicuelinas  para llevarlo, con soltura, al caballo.  El espada se lució de rodillas, muy variado en la franela. Le toreó en redondo buscando siempre rematar con el de pecho. Muy despacio y con mucho mimo lo toreó por ambos pitones. En la suerte suprema pinchó hasta lograr hundir el acero, dejando la espada algo desprendida y delantera.

A "Irreal" lo recibió Juan Carlos Benítez, también a porta gayola. En los primeros tercios al novillo le faltaba motor, muy escaso de fuerzas. El espada decidió ejecutar un tercio de banderillas variado y vistoso, a la par que  sorprendente con un tercer par de cortas y al quiebro. En la muleta lo quiso mostrar por ambos pitones, toreando al natural por el izquierdo. El animal requería tiempo y sitio, por lo que la ligazón brilló por su ausencia. En la suerte natural dejó un estoconazo.

González Écija se midió en el capote con "Tamborilero", con un saludo capotero genuflexo, dándole sitio, trazándolo por verónicas. El inicio de faena, también genuflexo, buscándole por abajo y dándole salida. Lo toreó siempre con la mano baja, muy despacio, cuidando su embestida. Los últimos compases se marcaron por el molinete y el toreo en redondo, llevándolo en largo. Una buena estocada ponía el broche final a su meritoria faena. 

José Cabrera saludó a "Remador", el segundo de su lote, por verónicas. Al igual que hizo en el primero, lo llevó por chicuelinas al caballo para después ejecutar el tercio de banderillas. La faena se desarrolló mayoritariamente sobre el pitón derecho, rematando las series con el de pecho. Toreó en redondo, siempre mostrando el pico de la muleta, a pesar de que el novillo se resistiera. Probó al natural por la izquierda y culminó con una estocada ligeramente desprendida.

El saludo capotero de Juan Carlos Benítez a "Comilón" se desarrolló por verónicas. Para el inicio de la faena quiso tirar genuflexo del de Domínguez Camacho hasta sacarlo a los medios. Empezó con tandas por la derecha, con un sutil toreo en redondo. Sin embargo, el novillo acortaba su recorrido. Siguió por la izquierda al natural, sin mucho más para alargar el último tercio. Falló en la suerte suprema.

Cerraba la tarde González-Écija, con un recibo por verónica, siempre templándolo. Los primero compases de faena se desarrollaron genuflexos, probándolo por abajo y por ambos pitones. Se decidió por la mano derecha, para llevarlo en redondo y en largo. Le fallaron los terrenos, pues el animal no atendía a la tela, sino que buscaba la querencia. Cerró con abaniqueos para después dejar dos pinchazos y media estocada tras un aviso.

Antequera. Novillos de Domínguez Camacho para José Cabrera, oreja y oreja; Juan Carlos Benítez, oreja y ovación; González-Écija, dos orejas y aplausos tras aviso.

Comentarios

Colaboraciones

Publicidad

Entradas populares