El falso e hiriente vendedor de humo

Artículo


PATRICIA PRUDENCIO MUÑOZ


  

He decidido dejar correr una semana, a veces las impresiones en caliente no son las más acertadas. Es necesario dejar que las cosas se asienten, reflexionar sobre ello, sobre todo para saber apreciar y asimilar todo lo que uno ha visto. Ahora señor Israel Merino, quiero responderle desde la educación y con una visión objetiva, no sesgada y despectiva, tal y como hizo usted. Claro que no está hecha la miel para la boca del asno. La novillada de Fuensalida, porque era una novillada y no una corrida de toros, era todo un acontecimiento, era la final del certamen Promesas de Nuestra Tierra.

Siento decirle que es un tanto rastrero culpar a la celebración de una novillada de perturbar el duelo de aquellas personas que lloraban la muerte de un familiar. Es triste, muy triste, pero eso no nos convierte en macabros ni en peores personas. No se puede predecir todo, además que los toros son como la vida misma y quizá esa verdad que derrochan es lo que tanto le asuste.

También es cierto, que usted destacó aquellos alarmantes datos epidemiológicos. Sin embargo, y que no suene como excusa, no se ha registrado ni un solo contagio derivado de una plaza de toros. Las medidas de seguridad se cumplen a la perfección, con la desinfección, la mascarilla obligatoria, la toma de temperatura y la distancias de seguridad. Una distancia a veces excesiva como podrá comprender. Porque igual también debería haberse pasado por aquel estreno en las grandes salas de "La Veneno", no había mascarillas y en la cola estaban verdaderamente hacinados.

Sigamos, no es que los taurinos no le quieran atender, es que como comprenderá cuando alguien viene a tirar por tierra tu trabajo, no le abres las puertas de tu casa. Creo que posee una visión completamente distorsionada del aficionado taurino. Los toros son de todos, la fiesta no pertenece a izquierdas o derechas. La Tauromaquia es como la España de los pueblos, donde todo el mundo es aceptado, es como Madrid la ciudad de todos y la ciudad de nadie. Hay todo tipo de públicos, pero menudo topicazo se marcó usted con los estereotipos. 

Tampoco creo que le negaran la palabra o el saludo por las pintas que llevaba. Es más, simplemente, no creo que le nieguen el saludo. Está claro que hay gente para todo, pero los taurinos, al menos el aficionado posee unos valores muy arraigados y difícilmente quebrantables. Si quiere hablar de pintas, que se le ve que está muy puesto, a las plazas de toros acude público de todo tipo. Señores con camisetas de hombreras, calzonas y chanclas; otros con chinos, camisas y zapatos... Así que siento decirle que ese no es un argumento sólido. 

En cuanto a las subvenciones, no hay mas ciego que el que no quiere ver. Le recuerdo que miles de familias siguen sin recibir ayudas por parte del SEPE. Los ganaderos de bravo están mandando a las reses al matadero, porque tampoco reciben ayudas. De hecho este lunes 28 de septiembre la comunidad de Castilla-La Mancha denegaba las subvenciones a la ganadería brava. Pero claro la desinformación pautada, o el hecho de informarse de lo que a cada uno le interese, no le convierte en experto de la totalidad de las cosas. Debe comprender que los periodistas son esponjas sin prejuicios capaces de empaparse, son cobre que dejan pasar la información sin deformarla. 

Por favor, no se disperse de la realidad. No sé a qué clase de conciertos habrá asistido, pero o sigue siendo muy sesgado o vive en una burbuja ajeno a la realidad, la cual no está dispuesto a aceptar. Quizá sería el momento de una clase de filosofía y así le explico el Mito de la Caverna, que es justamente lo que le ocurre a usted. Está en una zona de confort, ya sé, difícilmente de abandonar. Retomando los conciertos... en ellos se bebe y se fuma, sin embargo, solo ve la paja en el ojo ajeno. La Tauromaquia requiere paciencia y no está dispuesto a aceptar ese reto, solo su punto de vista es válido por lo que parece. Recuerde, todo está en la forma de mirar y no es la gente, sino que es usted el que debe darle la vuelta. 

La distancia de seguridad es un punto a tratar, pero dado su empeño en desacreditar al mundo taurino le dejo un *ejemplo bastante ilustrativo. Quizá el ejemplo de las viñas le quede algo alejado de su realidad, pero aquí la separación también existe. Le repito todo depende de la forma en la que la vida se mire.

Por último, quería recomendarle que se hiciera usted vegano, pues de lo contrario se alimenta de animales que mueren sin honra, honor ni un nombre propio al que se le pueda apelar o recordar. No alimentamos el ego con cada muerte, sino con la verdad bien expresada y la honradez de un astado que al igual que el torero, da su vida. Y por favor, revise el término asesinar, pues no es el correcto. 

Hasta la próxima, es decir,  hasta su próximo artículo sesgado y mal documentado. Aunque qué cabe  esperar de alguien que no es periodista pero en cambio sí que se lo hace llamar... En fin, la hipocresía como se suele decir ahora.


*El ejemplo ilustrativo: 






Mismo lugar, distinta perspectiva



FOTO CABECERA: TAUROEMOCIÓN

Comentarios

Colaboraciones

Publicidad

Entradas populares