Ponce, Morante y Aguado cortan una oreja en El Puerto de Santa María

Reseña

LANCES DE FUTURO

PATRICIA PRUDENCIO MUÑOZ

  

La Corrida del 140 aniversario de la plaza de toros de El Puerto de Santa María se cerró con tres orejas, una para cada matador. Se midieron a un encierro de Juan Pedro Domecq, desiguales en su presentación. Ponce y Aguado ralentizaron el compás y Morante enamoró con sus distancias cortas e intensidad. Con Aguado los naturales parecían no tener final, una conjugación que no logró con el sexto, el cual le dejó sin opciones. Algo parecido le ocurrió a Morante, el segundo de su lote se paró y puso punto y final. Por su parte, para Ponce jugaba un papel muy importante la plasticidad, intentando ocultar algunos de los defectos del animal, en busca de la superación y no dejarse dominar. Aunque no se puede olvidar el peligroso percance que sufrió el valenciano al ejecutar la suerte suprema ante el primer toro de la tarde, un susto importante en el que los pitones recorrieron el abdomen, el pecho y la parte inferior de la espalda.

Plaza de toros de El Puerto de Santa María (A). Toros de Juan Pedro Domecq para Enrique Ponce, ovación y oreja; Morante de la Puebla, oreja y ovación; Pablo Aguado, oreja y ovación.



Comentarios

Colaboraciones

Publicidad

Entradas populares