Guillermo Muñoz, tres orejas y mucha determinación en Sonseca

Reseña

SERGIO GUTIÉRREZ

A.P.C. - COLABORADORES

  

Pedro Montaldo se midió a un novillo complicado, mansito y con genio al que había que hacerle las cosas muy bien, siempre muy puesto. El espada estuvo comedido, que acusó de escaso rodaje en la cara del animal, que exigía una técnica exquisita para que rompiera en la tela. Entró a matar hasta en dos ocasiones, dejando dos estocadas enteras. Recibió la ovación tras una leve petición.
 
Guillermo Muñoz recibió al primero de su lote con un contundente saludo capotero. Tomó la muleta, el novillo iba bien por el pitón derecho, donde  lo cuajó desarrollando, en gran parte, la faena sobre  este pitón. Era un novillo difícil, el novillero lo intentó torear por abajo, mostrando con desparpajo su Tauromaquia. Terminó con un desplante y tomó la espada, que la hundió hasta la bola desorejando al novillo.

Al tercero de la tarde lo paró en su capote Joselito Sánchez. Comenzó la faena toreándole despacio, dándole tiempo e intentando alejarlo de la querencia, por ello lo llevó hacia los medios. Era un novillo que protestaba cuando se le sometía. Falló con el acero, lo que le llevó al descabello. Aplausos

Pedro Montaldo recibió en su capote al segundo de su lote, un astado de la Olivilla. Lo recibió en la franela con la rodilla en tierra, logrando una tanda excelente por el pitón derecho. El novillo embestía y humillaba. Le colocó en suerte y falló con el acero, llevándole al descabello. Recibió una oreja tras aviso.

Guillermo Muñoz recibió a su novillo de rodillas cerrando con media verónica.  De la misma manera comenzó su faena, dándole un marcado toque fijador en cada natural finalizando con pase de pecho. El novillero se anticipaba a la embestida. Cerró la faena con elegancia y se perfiló dejando dos pinchazos y una estocada certera que le valdrían la oreja.

Joselito cerró la tarde  con un novillo deslucido y brusco que recortaba terreno. Fue un animal difícil de lidiar. Aun así consiguió alguna buena tanda por el pitón derecho. Mató tras un mar de pinchazos y descabellos.

Sonseca. Novillada del Certamen "Promesas de Nuestra Tierra". Astados de La Olivilla para Pedro Montaldo, palmas y oreja; Guillermo Muñoz, dos orejas y oreja; Joselito Sñanchez, silencio y silencio.

Comentarios

Colaboraciones

Publicidad

Entradas populares