Álvaro Lorenzo, sabor y empaque

Crónica

@ALVARO_LORGUT

PATRICIA PRUDENCIO MUÑOZ 

  

Juan Ortega se estrelló con un primero de Luis Algarra flojo, deslucido y que desarrolló mucho el sentido. Apenas pudo lucirse con unos derechazos. Tras dos pinchazos y dos descabellos pasaportó al toro

Lanceó a la verónica Álvaro Lorenzo gustándose y ganando terreno. Cuidó mucho al astado en el caballo. Lo probó en los primeros compases y allí pudo comprobar la clase y la movilidad del toro.
Empezó la faena de rodillas desde los medios, seguidamente toreó con gusto y reposo con la diestra. Antes de pasar al toreo al natural se adorno con una capeína. Con la izquierda llegó el punto álgido de la faena al embeber al toro y pulsear las embestidas hasta el final. Luego con la diestra llegaron momentos de solemnidad y aplomo. Remató con unas bernadinas arrojando la ayuda. Mató de estocada arriba. Dos orejas.

Daniel Crespo acusó lo poco que torea. No tuvo acoplamiento con un toro de condición noble. Los enganchones fueron reiterados durante toda la faena. Sin embargo, dejó presencia del buen corte que tiene, pero sin llegar al tendido. Mal con la espada llegó a escuchar un aviso.

El cuarto fue devuelto a los corrales porque al humillar con el capote perdió la funda del pitón. Salió en su lugar un sobrero, también con el hierro de Parladé. Un toro mas ofensivo de cara, pero que tuvo clase y nobleza; gracias a lo cual Juan Ortega nos deleitó con su tauromaquia de la escuela sevillana.

Los lances de recibo a la verónica de Álvaro Lorenzo tuvieron sabor y empaque. Después del encuentro con el caballo realizó un quite por chicuelinas ceñido y acompasado. Comenzó probando al toro desde el tercio rematado con un pase de trinchera de solemnidad. Se llevó al toro de la segunda raya en adelante y allí toreó ralentizado y con una suavidad agarrando la muleta con la yema de los dedos. El toreo al natural todavía tuvo mayor dimensión por la colación y el acompañamiento de la cintura. Al natural también se gustó con la mano diestra, ya que el estoque lo cogió con la zurda y obtuvo unos muletazos desmayados y cadenciosos. Los ayudados por alto fueron torerísimos y después de una estocada arriba cortó las dos orejas.

Daniel Crespo sacó a relucir el buen concepto del toreo que lleva dentro. La faena tuvo una estructura armónica con despaciosidad, cogiendo al toro en corto, consintiéndole y sin agobios. Se pudo ver que el diestro esta dotado de una concepción artística y de naturalidad. Destacaron los naturales con pellizco y profundidad. Mató de estocada arriba. Cortó una oreja.

Plaza de toros de Linares (A). Toros de Luis Algarra (1,2,3), Parladé (4, 5) y Juan Pedro Domecq (6). Juan Ortega, silencio y dos orejas; Álvaro Lorenzo, dos orejas y oreja; Daniel Crespo, palmas y oreja.

Comentarios

Colaboraciones

Publicidad

Entradas populares