Nueve orejas en Ubrique

Crónica

Imagen
EVA MORALES
PATRICIA PRUDENCIO MUÑOZ

  

Alejandro Duarte disfrutó de la calidad del primer novillo de la tarde, cuajando una faena más que correcta, pero sin trasmitir. El espada cerró por manoletinas y mató al primer intento, aunque cayendo la espada algo trasera.

Mario Sánchez lo llevó en largo, con un toreo precipitado, retirándole la muleta con prontitud. Era un novillo que requería atención y mucha tela, solo así llevándolo metido, se podía evitar que se metiera por dentro. Cerró por manoletinas y mató con acierto, quedando ligeramente desprendida.

Juan Carlos Molina se estiró y lució en el recibo. El animal, enclasado, se quedaba corto por el pitón derecho,  sin embargo, por el izquierdo, con sitio y guiándolo colocaba bien la cara. Toreó al natural. Molina se excedió en la faena, pasándolo de tiempo, pero al segundo intento, con una estocada algo defectuosa culminó la faena.

Ismael Martín ejecutó un recibo asequible, algo que intentó remediar, ejecutando la suerte de banderillas. En el tercio de franela, lo llevó por alto, sin embargo, el novillo respondía  mejor cuando le obligaban por abajo.
Continuó metido en la faena, probándole por el pitón izquierdo, pitón por el que mostraba cierta mejoría, sin embargo, regresó sobre el pitón derecho. El novillero fue de menos a más, dejando entrega y capacidad. Ni la estocada, ni el descabello evitaron que sonara el segundo aviso.

Guillermo Corbacho demostró un estilo propio y particular, declarándose un toreo a la antigua. Sin embargo, le faltó despaciosidad. La muerte del natural estaba marcado por el giro de muñeca, intentando buscar la continuidad a una faena un tanto deslucida. Le faltó imponerse y ser él el que marcara los tiempos. En la suerte suprema la espada hizo guardia, sería en el segundo intento con una estocada desprendida y un aviso cuando cerrara su  actuación.

Víctor Cerrato recibió al último de la tarde a Porta gayola, para después del saludo capotero  ejecutara la suerte de banderillas. Le tomó bien la distancia, midiéndose a un eral que atendía al toque con obediencia, llevando la cara bien metida. El esfuerzo quedó eclipsado por un animal con unas condiciones claramente mermadas, que el novillero intentaba remontar a base de alargar la faena. Cerró por manoletinas de rodillas culminadas  con un desplante. Al segundo intento llegaría la estocada definitiva.

Segunda novillada del XXVI Ciclo de Novilladas en Clase Práctica de Andalucía en Ubrique (Cádiz). Novillos de El Torero para Alejandro Duarte (Escuela Taurina del Campo de Gibraltar), dos orejas; Mario Sánchez (Ecuela Taurina de Ubrique), dos orejas; Moli de Ronda (Escuela Taurina de Ronda), dos orejas; Ismael Martín (Escuela Taurina de Salamanca), oreja tras aviso; Guillermo Corbacho, oreja tras aviso; Víctor Cerrato (Escuela Taurina Linense), oreja.

Comentarios

Colaboraciones

Publicidad

Entradas populares