Carlos Galván: "Hay campo para todos"

Entrevista



PATRICIA PRUDENCIO MUÑOZ

  


Carlos Galván, sastre de Tienda de Toreros, aporta realidad y verdad a la Tauromaquia. Con palabras sinceras y siempre mostrándose agradecido, ha querido compartir con Guarismo del ocho y todos sus lectores una entrevista en la que habla del pasado, del presente y del futuro, es decir su pasado como novillero, su presente como sastre y banderillero, así como los proyectos que ahora mismo están viendo la luz en su sastrería.

¿Qué fue lo que te ligó al mundo del toro?
@alfredo.arevalo.photo
Me ligo al mundo del toro con once años. Mi padre me llevaba a los encierros y capeas de los pueblos de alrededor, ahí empezó el  gusanillo. A los 11 años y medio, más o menos, me apunté a la Escuela Taurina. A partir de ese momento, comenzó mi trayectoria como novillero sin caballos, con picadores, banderillero y hasta el día de hoy, que abrí mi sastrería hace dos años.

¿Cuál dirías que fue la tarde más especial como novillero?

Recuerdo muchas y muy bonitas como Vistalegre, Bayona o el día que debuté con picadores. Aunque una tarde, así especial, fue mi última tarde de oro y que toreé como novillero, que fue mi presentación en Madrid.

¿Cómo se produce ese momento en el que cambias los trastos por la aguja?

Un poco por todo. Estaba como mozo de espadas y no paraban de preguntarme  por trajes, vestidos y demás. El inicio, por decirlo así, me vino de la mano de un sastre que tenía segunda mano y me ofreció llevar la sastrería. A partir de ese momento,   empecé con la mía, en un primer momento con la segunda mano, pero luego aprendí a arreglar los vestidos para ajustarlos. El día a día me llevó a incorporar cosas nuevas como  los  capotes,  las muletas, hasta dar el salto a los capotes de paseo y llegar a los trajes de luces y camperos. Ahora sí, todo nuevo, así que fue un proceso en el que según iban demandando los toreros, yo lo iba incorporando.

Has comentado que dejaste el oro, pero ¿sigues compaginando tu labor como banderillero con la de tu sastrería?

Sí, a día de hoy sí, el año pasado toreé en Madrid, novilladas picadas con la Escuela Taurina de El Citar, la de Madrid... También tuve el privilegio de estar con David Mora, de ir a  varios festivales. Lo estoy compaginando

¿Destacarías alguna tarde en concreto?

Sí, claro. Destacaría la tarde que volví a Madrid, además del privilegio que tuve de ir con David Mora a los tres o cuatro festivales que me llevó. Verdaderamente extraordinario como torero y como persona.

Si retomamos tu actividad con la sastrería... ¿Cómo dirías que es la competencia con el resto de sastres?

Nunca me he tapado y siempre he ido de frente... La competencia es muy puñetera, la verdad. En el momento que empiezas a levantar un poquito cabeza parece que te la quieren cortar. Creo que hay campo para todos  y que deberíamos ir cada uno a lo nuestro y ya está. No hay que ser tan desleal. Están intentado echar tierra encima.


¿Qué confecciones destacarías?

Una de las más especiales fue la confección para Roca Rey, el capote de paseo de terciopelo negro y oro que estrenó el año pasado en la Feria de Abril de Sevilla. Aquel día casi corta el rabo, fue muy especial, yo me encontraba en Sevilla y no sabía que lo iba a estrenar, pero cuando lo vi  bajar de la furgoneta con aquel capote... Fue un orgullo.

Otro de los días más bonitos fue cuando Paco Ureña estrenó un capote de paseo nuestro. Aquella tarde salió por la puerta grande. También Álvaro Lorenzo estrenó uno de nuestros capotes de paseo en Madrid.Verlos en esas ferias, con esa envergadura y a esos toreros, es de admirar y de estar orgullosos.

En cuanto a los ternos, el primero en confiar en nosotros fue  Ángel Otero, con un vestido de luces verde y azabache.

¿Qué hay detrás de todo ese trabajo de elaboración?

Muchos meses... un capote de paseo como el de Roca Rey nos lleva dos meses y medio, casi tres; un traje de luces un mes y medio más o menos. Pasas muchos nervios, quieres que todo salga bien, y más yo, que estoy empezando y todos  los detalles cuentan.

¿Cómo nace Carlos Galván Moda?

Nace un poco a raíz de todo esto, del parón, de intentar hacer cosas nuevas, de llevar el mundo del toro un poco más allá, haciendo algo más especial. Lo voy haciendo muy poquito a poco, hago algunos encargos y ahí vamos. Busco que sean especiales, incorporando mis propias pinceladas, con el objetivo de que se vaya asentando con el paso del tiempo .

Llegamos a la suerte suprema... ¿Cuál es la vuelta que necesita la tauromaquia

Debemos unirnos todos,  pero unirnos de verdad, porque al fin y al cabo estamos todos en el mismo  carro, aquí no vale que uno luche por su  lado y el otro por el otro. Aquí contamos todos, las cuadrillas, los recortadores, el carnicero, desde el que hace el traje de luces hasta el que se lo pone, desde el que traslada a los animales hasta los ganaderos que son los que los crían, un sinfín de gente que vivimos por y para el toro.

No puede estar cada uno a lo suyo deberíamos unirnos de una vez por todas. Todo sería más fácil. El toro no es de izquierdas ni de derechas,el toro es del pueblo. En fin, hay que respetarse y respetarnos todos, pero para tirar hacia delante hay que unirnos de verdad.



Comentarios

Colaboraciones

Publicidad

Entradas populares