Sánchez Vara, andero de Jesús "El Pobre": "Yo lo hago por fe"

Semana Santa 

Sánchez Vara en el Jueves Santo I GUARISMO DEL OCHO

PATRICIA PRUDENCIO MUÑOZ

  

Javier Sánchez Vara, además de matador de toros, es uno de los anderos de Jesús "El Pobre", cada Jueves Santo lo sube al cielo y lo guía por las calles de Madrid. Humilde y sencillo, tal y como es él, lo hace por fe y devoción. No busca protagonismo, sin embargo, en tan marcada ocasión, Guarismo del ocho le ha querido preguntar por todo aquello que siente cuando lleva al hombro a una de las tallas más características y preciadas de Madrid. Sus salidas son únicas, las condiciones de su Basílica, la de San Pedro el Viejo, así lo requieren. 

¿Cómo empezó esta devoción?

Empezamos hará unos 12 años, más o menos. En verdad fue mi mozo de espadas, me dijo que tenía un compañero del trabajo que era andero y bueno una cosa llevó a la otra y acabamos entrando, algo que tampoco es fácil. Hemos tenido mala suerte, este año con el coronavirus no hemos podido salir, pero otros años por la lluvia tampoco. Te queda el consuelo de que ayer por el día que hizo no hubiéramos podido, no está haciendo un tiempo extraordinario. También te puedo contar que un año tuvimos que hacer el recorrido más corto y también fue muy bonito. En fin, hay que adaptarse a las circunstancias.

¿Cuándo empiezan los ensayos? ¿Cómo los compaginas con el resto de tus obligaciones?

Los ensayos los empezamos dos meses antes, vamos dos días a la semana, los lunes y los miércoles. Los empezamos a las ocho y media hasta las diez y media, para mí es fácil compaginarlo, mi trabajo es mi entrenamiento y lo puedo hacer a la que hora que quiera, hay veces que no puedo ir porque tengo tentadero y esas cosas, pero falto poco. Sin embargo, la gente que sale de trabajar a determinada hora lo tienen en cuenta para que puedan acudir.

Ensayando sufres más que en el momento de la procesión. Cuando ensayamos no lo hacemos con la talla, sino que ponemos bloques de hormigón y sacos de arena que simulen el peso. Sin embargo, cuando sales, con todo aquello lleno de gente, la adrenalina se pone a mil. Con esa ilusión sacas fuerza de donde no la tienes. Además, es un lugar característico y tienes que agacharte mucho, la talla pasa rozando, a diez centímetros del marco de la puerta. En definitiva, el día de la procesión estás que te subes por las paredes con tanta emoción y ni te enteras.

¿Qué se siente el sacar y llevar en andas a Jesús "El Pobre"?

No lo hago para que me vean, lo importante es que vean a Jesús por Madrid, yo lo hago por fe, además, yo voy de los últimos porque delante van los más fuertes, aunque luego el peso es el mismo para todos. La emoción, el sufrimiento y el esfuerzo es el mismo por igual para todos los que lo llevamos. Tampoco lo hago por el hecho de salir en la tele, yo ya he salido muchas veces cuando retransmiten las corridas de toros, yo lo quiero hacer a cara descubierta y que me vea la gente joven o los niños, que me vean mis hijos y el día de mañana quieran hacer lo que hace su padre. Esto cada uno lo hace por unos motivos, ademas no voy yo solo porque también son anderos mi mozo de espadas y el ayuda, cada uno tenemos nuestra profesión, hay de todo.

¿Con qué asemejarías el sentimiento de una levantá?

Una levantá la puedo asemejar, como soy torero, pues con el momento de un triunfo en un sitio más o menos importante. Ese sentimiento en el que te están pidiendo las orejas y el presidente las saca, es una cosa similar, pensando en el objetivo cumplido.

¿Qué mensaje lanzarías?

Uno de los mensajes que puedo lanzar es que respetemos, que nos quedemos en casa y tengamos paciencia que seguro que antes de lo que pensamos volveremos a estar como siempre. La vida pasa muy rápido, yo tengo 38 años y han pasado volando, al igual que estos meses encerrado en casa. Entonces, pienso, que todo esto quede como un recuerdo, un recuerdo malo pero lejano. Cuando acabe todo esto la gente necesitará distraerse y tener la mente en otras cosas. Todo parece que está bien y en un momento mira, así que vamos a aprovechar la vida.

También espero que encuentren la vacuna y todo vaya disminuyendo para que haya más recursos y los sanitarios puedan dar abasto y den solución a las personas. En cuanto a la temporada, espero que todo vuelva a la normalidad entre agosto y septiembre, aunque sea corta pero que haya algo y que no pase la temporada en blanco y poder torear unas cuantas corridas. También creo que es el momento para reestructurar el panorama taurino y que no se pierda, aunque ahora el dinero está destinado a otras cosas más importantes, cuando vuelva todo a rodar todo volverá a su sitio.

-

Comentarios

Colaboraciones

Publicidad

Entradas populares