Hace un año... "Horroroso" era el centro del debate

Feria de Fallas

Sebastián Castella en Fallas I SIMON CASAS PRODUCTION

PATRICIA PRUDENCIO MUÑOZ

  

La tarde la completaron los diestros Diego Urdiales, Sebastián Castella y Cayetano Rivera frente a los astados de Jandilla y Vegahermosa. En general no se entregaban ni aguantaban las faenas completas, salvo el quinto. Por ello, la esperanza y la alegría se alinearon con la desilusión y el desengaño en el quinto toro de la tarde. Un ejemplar de Jandilla, “Horroroso” al que se encargó de estoquear Sebastián Castella, probablemente, será uno de los astados más comentados a lo largo de la temporada. Merecía el indulto pero el presidente no lo supo ver, no supo ver a un animal que embestía hasta la saciedad, incluso después de los dos avisos. Faltó preguntar por la decisión del ganadero. En el caso de Urdiales y Cayetano, se fueron con las manos vacías y sin opciones.
“Horroroso” entraba con fuerza y genio contra el capote de Sebastián Castella. El quite de Urdiales fue clave en el tercio de varas, cuando el ejemplar de Jandilla derribó al caballo, hasta en dos ocasiones. En conclusión, se fue sin picar. El francés volvía a estar atalonado para iniciar la faena por estatuarios desde los medios, sin probarlo. Muy despacio y paso atrás Castella daba lucidez a la tarde con pases en redondo, naturales con temple y mucha torería. A pesar de la mirada del toro, siempre puesta en el maestro, Castella supo domeñarlo para llevarlo por abajo, cosido y planeando. Por el pitón izquierdo la respuesta era desmedida, pero entraba con la misma profundidad y mismo recorrido. Por ello, el francés retomó la mano derecha configurando una faena con criterio y calidad. El toro iba y venía embistiendo en la franela como al principio, era casi incombustible. Incluso respondió a las manoletinas con la misma entereza. Ante la petición de indulto, Castella optó por seguir toreando y el toro por seguir respondiendo –quizá como muestra de la equivocación del Presidente-. Si a esas alturas el toro seguía embistiendo el indulto era más que evidente, el Presidente, una vez más, se equivocaba. Tras dos avisos, el animal dobló tras una buena estocada y un descabello.
Plaza de toros de Valencia (V) en la Feria de Fallas. Tres cuartos de entrada. Toros de Jandilla y Vegahermosa, de comportamiento similar, poca entrega en la tela, embestidas desmedidas, sin fuerza y sin empeño en dejarse someter, excepto el quinto que derrochaba calidad por los cuatro costados, verdaderamente se merecía el indulto. Diego Urdiales: ovación y silencio; Sebastián Castella: silencio tras dos avisos y dos avisos, dos orejas y vuelta al ruedo para “Horroroso”; Cayetano Rivera: silencio y silencio.
Puede leer la crónica de Patricia Prudencio haciendo clic aquí

Comentarios

Colaboraciones

Publicidad

Entradas populares