Los calificativos ya me los pongo yo, gracias

Artículo de opinión 

Los calificativos ya me los pongo yo, gracias I OPERACIÓN TRIUNFO

PATRICIA PRUDENCIO MUÑOZ

  

Parece mentira que en pleno siglo XXI tengamos que seguir argumentando la afición por la Tauromaquia. Sin embargo, parece necesario recordarle a cierta concursante de Operación Triunfo que España es una democracia y que también existe la libertad de expresión, que desde el respeto todo tiene cabida. Sin embargo, lo que no se debe tolerar es que una triunfita sin conocimientos taurinos (sin faltar) que participa en un programa que pagamos todos y cada uno de los españoles, porque sí, lo pagamos, decida incitar al odio. Sus palabras fueron las de nazis, psicópatas y gilipollas. No sé, juzguen ustedes mismos.

A ver si empezamos a comprender que los gustos son tan libres y respetables como las personas. Que no gusten los toros no es motivo para ya no solo insultar, sino cometer un delito de odio contra una parte clara y demostrablemente numerosa de la sociedad. Porque, en realidad, solo se les da mayor importancia a los cuatro comentarios que dicen personas sin criterio o conocimientos sobre el ámbito. 

Y ahora para culminar, es necesario añadir que pensemos sobre las concentraciones antitaurinas celebradas en los últimos años, pues han sido todas tan numerosas (véase la ironía). Y como en los quites, hay derecho a réplica

Comentarios

Colaboraciones

Publicidad

Entradas populares