Sebastián Marín: "Todo es consecuencia de mi esfuerzo y dedicación"

Entrevista

Sebastián Marín, momentos previos al paseíllo I SEBASTIÁN MARÍN


PATRICIA PRUDENCIO MUÑOZ



Sebastián Caricol Marín es un novillero afincado en Barcarrota (Badajoz), pero nacido un 4 de octubre de 2001 en Bilbao, donde sus familiares le llevaron a sus primeros festejos taurinos. El diestro es una de las promesas de la temporada 2020 y del toreo, su mano baja y ralentí con la tela, le permiten parar el tiempo en el ruedo. Sin embargo, con solo 18 años ha saboreado las dos caras de la Tauromaquia. Motivo por el que el espada explica: "Me partió la femoral un novillo en Salvaleón (Badajoz), recibí una cornada en Portugal y otro me partió la muñeca. Cuando uno ya ha probado al toro, actúa con seguridad".

Aún así, Sebastián colecciona numerosos triunfos como novillero sin caballos. Se ha alzado con el Certamen de La Alberca, ejecutó la mejor faena en Barcarrota en 2017 y 2018, donde también fue proclamado el triunfador absoluto en 2017, así como en el Certamen de Vila Franca de Xira en Portugal en 2019. 

Además, ha sido finalista del Alfarero de Plata en Villaseca de la Sagra, en Ciudad Rodrigo y de los bolsines de Candeleda y el de Moraleja. De todos ellos, destaca Villaseca, por su importancia y la fase clasificatoria. El espada explica: "La final se terminó torciendo, me salió un novillo frenado, sin embargo, la clasificatoria fue muy bonita con una vaca a la que pude torear muy despacio".

Por otro lado, no considera que todo lo que está viviendo pueda considerarse un sueño, pues son las bases de lo que quiere llegar a ser. "Si me conformara con esto no llegaría a nada, lo veo como la consecuencia de un entrenamiento y una dedicación a ello", decía Sebastián, aunque opina que lo que de verdad quiere todavía está muy lejos.

Pero como bien explica, "todo es consecuencia de mi esfuerzo y dedicación". Además, afirma que su día a día es: "El 100% es toro, me dedico a tentar y a entrenar; aunque estudio segundo de bachillerato y le dedico su tiempo, se podría decir que el 95% es el toro". Sin embargo, Sebastián es ambicioso y el año que viene tiene pensado empezar un grado universitario, del que espera salir airoso compaginando toros y estudios, algo que con la cabeza en su sitio no habrá ningún problema. Además, añadía que otros toreros ya lo hicieron en su momento. 

La temporada del 2019 para el espada ha sido complicada. "No me ha salido un toro embistiendo ni en el campo. Sin embargo, me ha enseñado mucho", así resumía Sebastián Marín su año profesional. Por ello, comenta que le gustaría que le vieran como un torero con capacidad, pues continúa añadiendo que es una persona que camina recto y de verdad.

Su entrenamiento varía en función del festejo, aunque asegura que cuando uno está preparado el entrenamiento es igual vayas donde vayas. "Obviamente no es lo mismo torear en Madrid que en tu pueblo, cada uno merece su dedicación", añadía el espada, antes de cambiar de tercio.


Sebastián se perfilaba para dar la suerte suprema a la entrevista. "En el 2020 estoy enfocado hacia mi debut con caballos e intentar colocarme bien y pronto. Además, quiero ir a Sevilla y otras novilladas con caballos como Villaseca o Arnedo", concluía esperanzado y con ilusión hacia el nuevo año y su evolución como torero.

Comentarios

Colaboraciones

Publicidad

Entradas populares