Sigue el concurso de ganaderías de Las Ventas

Sigue el concurso de ganaderías de Las Ventas

Percance de Javier Cortés en Las Ventas I PLAZA 1
Abría el festejo de la Plaza de Toros de Las Ventas un ejemplar de la ganadería de La Quinta molesto, brusco, pegajoso e incómodo. Robleño llevó a cabo una faena complicada en la que el astado entraba con mayor pulcritud por el pitón izquierdo, sin dejar de llevar la cara alta y salir de la tela con pequeños derrotes por alto. Tuvo que ejecutar la suerte suprema en varias ocasiones, a lo que hay que sumar el golpe de verduguillo, tres avisos y un derrote seco en el pecho que le rompió el chaleco.

Le seguía Rubén Pinar, quien se medió a un toro de Baltasar Iban sin transmisión ni lucimiento al que intentó llevar por el pitón derecho evitando los cabeceos y derrotes secos. Lo mató sin excederse en la faena, no había motivo para hacerlo, por lo que con algo más de media estocada al segundo intento y el descabello el animal dobló tras el primer aviso.

El toro de El Marqués de Albaserrada le tocó en suerte a Javier Cortés, quien buscaba los terrenos y la distancia ante una animal que salía en corto, con derrotes secos. Le mostraba la muleta en el momento del cite, dándole salida sin quitarle la franela del morrillo. Sin embargo, en una de sus salidas por arriba arremetió contra Javier Cortés, golpeándole con acierto en la cara. Tuvo que abandonar el ruedo, cayendo en la arena. Mató al astado el director de lidia, Robleño, con media estocada y un golpe de cruceta.

Tras alterar el orden de lidia, Rubén Pinar tomaba el testigo con un astado de Pedraza de Yeltes. El animal tenía intención de humillar y seguir los engaños por abajo. Los muletazos se contaban a cuentagotas de uno en uno, por lo que tuvo que configurar tandas lentas en las que el astado se venía por dentro. Por el pitón derecho se tragaba tres seguidos por serie, el resto vendrían con tiento buscando la pulcritud de su embestida. Sin sentirse suelto ni estirarse, culminó una faena en la que tuvo que recurrir al descabello.

Fernando Robleño lidió al de Murteira Grave, un astado aplaudido en su salida. Le intentó llevar con el pico de la muleta, alargando su salida, sin éxito. También se cruzaba, pero el animal no pasaba se quedaba corto, sin transmisión. Le buscó las vueltas pero sin complicarse, el animal requería mano baja y la muleta en el morrillo, sin dejarle pensar. Sin embargo, el de Murteira Grave estaba abstraído, no tenía interés en los medio naturales del madrileño. Acabó con él en el descabello.

Cerraba el Concurso de Ganaderías un astado de Rehuelga. Rubén Pinar logró sacar faena a un toro protestado al que había que llevar con mimo, sujetándolo e intentando atar en corto. El animal salía por fuera de los vuelos, saliendo descolgado del muletazo, aunque con continuidad. Solo había que dejarle la muleta en el morrillo sin dejar que se rajara y perdiera el interés en la tela. Rubén Pinar retomó el pitón derecho, donde el de Rehuelga tenía mayor ligazón en la franela, a pesar de que siguiera la tela, ligeramente despistado. Lo mató al segundo intento en la suerte suprema.

Las Ventas (M). La Quinta, Baltasar Ibán, Marqués de Albaserrada, Murteira Grave, Pedraza de Yeltes y Valdellán para Fernando Robleño, saludos (tres avisos), palmas; Rubén Pinar, silencio tras aviso, silencio y silencio; Javier Cortés, herido.

Parte médico:

Javier Cortés, herido por asta de toro en el pómulo izquierdo con lesión en el globo ocular. Será derivado al Hospital Gregorio Marañon para una exploración en profundidad.


Comentarios

Colaboraciones

Publicidad

Entradas populares