Crónicas

Peñaranda para el tiempo

Paseíllo en Morata de Tajuña I PATRICIA PRUDENCIO

Morata de Tajuña se convirtió en el escenario de la séptima novillada del Certamen de la Ribera del Tajuña. Un festejo que tuvo como protagonistas a los erales de La Interrogación y a los novilleros Jaime Hernández (Escuela Taurina de Navas del Rey), Alejandro Peñaranda (Escuela de Albacete) y Nino Julián (Escuela de Nimes). Los erales tuvieron un comportamiento asequible y manejable en la franela de los espadas. Quizá también fueran algo comedidos, se podría decir que cumplieron sin excederse, con embestidas en su mayoría desiguales y en algunos casos entraban al cite con pequeñas arrancadas, como el caso del último ejemplar. Se quedaban cortos y la prontitud se perdía en el avance de la faena. En cuanto a los novilleros perdieron muchos trofeos en las espadas, pues al margen de las actuaciones, en los desenlaces supieron ganarse al público. Si hay que destacar a alguien, claramente es a Alejandro Peñaranda, quien cortó tres orejas, toreando de verdad y dando el pecho, mostrando la tela, ralentizando las embestidas y suavizándolas, siendo el oasis entre el caos.

Puede leer la crónica completa en Las Arribes Taurinas 

Comentarios

Colaboraciones

Publicidad

Entradas populares