La humildad logra la Puerta Grande en Villacañas



La humildad logra la Puerta Grande en Villacañas

Uceda Leal, Sánchez Vara y Raúl Rivera en Villacañas I PATRICIA PRUDENCIO


Villacañas celebra una corrida de Mollalta para Uceda Leal, Francisco Javier Sánchez Vara y Raúl Rivera. Todo ello en el marco de sus fiestas patronales, con una tarde en la que los astados fueron de un comportamiento variado. Todo variaba en función de su edad, algunos más reservados que otros con más o menos fuerza. El mejor ejemplar de la tarde fue el segundo del lote de Uceda Leal, comedido y obediente al que el diestro supo medir y sin excederse en su faena. En cierto modo hubo de todo, en la variedad estaba la expectación, los astados se dejaban llevar si se les sabía hacer bien las cosas, como le ocurrió a Raúl Rivera, quien se terminó haciendo con un animal que rompió con suavidad en la tela. En cuanto a la terna todos llevaron la recompensa a su esfuerzo y torería, Uceda Leal mostró su tauromaquia con poso y solera, quizá más ante el segundo de su lote toreando con desmayo y un gran juego de brazos al que se acoplaron las embestidas. Sánchez Vara tuvo ambición y determinación, sobre todo con el segundo de la tarde, un astado al que le cortó las dos orejas, a pesar de la marcada querencia e intención de rajarse. Por último, es necesario mencionar el buen hacer de Raúl Rivera, con un toreo de verdad y de corazón, sentía lo que hacía y lo ha sabido transmitir en la muleta, tanto en el tercero como en el sexto, este último mucho más complicado. Las plazas como las de Villacañas también dan corridas y enseñan la tauromaquia desde la humildad y el esfuerzo.
Puede leer la crónica completa en Las Arribes Taurinas

Comentarios

Colaboraciones

Publicidad

Entradas populares