Y que lo mejor sean las estocadas de Robleño…


Y que lo mejor sean las estocadas de Robleño…


Fernando Robleño en la Plaza de Toros de Las Ventas I PLAZA 1


Madrid, Madrid, Madrid… hoy todo era madrileño, a excepción de la ganadería, la de Valdellán. La terna estaba compuesta por Fernando Robleño, Iván Vicente y Cristian Escribano. Los ejemplares a lidiar, de encaste de Santa Coloma, sacaron a relucir sus cualidades, al no dejarse llevar, con la cara alta y embestidas desiguales, como el primero y el segundo. Del resto se pudieron obtener posibilidades. La esperanza se depositaba en el tercero, pero un solo fallo acabó con su armonía, transmisión y buen hacer en la tela, quizá el público no iba tan mal encaminado con la petición de vuelta al ruedo. El error fue humano y no del animal. Fernando Robleño, con poso y solera, destacó por su intento de componer faenas estructuradas en las que los llevó por abajo. Es cierto  que se topó con las embestidas más agresivas de la tarde, algo que no pareció importarle.  Culminó con las mejores estocadas del festejo, las cuales pasaron desapercibidas. Iván Vicente bailó con la sosería en su primero y la poca duración de su segundo, tras tocar el engaño su embestida se descompuso. Toda esperanza se esfumó. El menor de la terna tuvo las mejores opciones, para desaprovecharlas en los últimos compases de la faena y con la espada. Es cierto que el viento jugó en su contra, pero en el toreo las excusas no existen y los remordimientos tampoco.

Lee la crónica completa en Arribes Taurinas

Comentarios

Colaboraciones

Publicidad

Entradas populares