El toreo a caballo triunfa en la Beneficencia


El toreo a caballo triunfa en la Beneficencia

Diego Ventura en Las Ventas I PLAZA 1


Una corrida mixta, real y de beneficencia. Una tarde completa en la que estaban acartelados el rejoneador Diego Ventura y los matadores El Juli y Diego Urdiales, que se medirían a los ejemplares de Los Espartales –para el toreo a caballo- y de Núñez del Cuvillo y La Reina. También era una tarde difícil, en la que los astados muy variables y desiguales, requerían gran mimo y atención en su lidia. Había que cuidarlos y llevarles sometidos por abajo para obtener una respuesta limpia libre de cabeceos. La transmisión fue remota, pero la hubo en el tercero de Urdiales. En rejones salió un toro manso sin casta que no permitió el lucimiento a Ventura, todo lo pusieron él y sus caballos. En el segundo, sin embargo, mostró mayor variedad en su cuadra, adaptándose a las necesidades del animal. El Juli no tuvo demasiada fortuna, el de Núñez mostraba una aparente lesión que obligó al diestro a torear con lentitud y hacerle una faena con mimo y cuidado en la que aguantó las embestidas. El segundo de su lote, tuvo sus dificultades, de hecho le costó hacerse con sus exigencias. Se adaptó jugando con las distancias, dándole su tiempo, pero todo lo que hizo en la faena lo tiro por tierra con el estoque. Diego Urdiales cuajó unas faenas buenas y bien estructuradas. La espada acabó con la posibilidad de trofeo, en el tercero. En el sexto ligó muletazos de uno en uno, marcándole el ritmo del que el de La Reina carecía, su faena no tuvo la repercusión esperada en los tendidos. Mucha verdad y torería que no terminan de calar en los tendidos de Madrid, las espadas lo impidieron.
Lee la crónica completa en Arribes Taurinas

Comentarios

Colaboraciones

Publicidad

Entradas populares